“Están fomentando la informalidad”

LA CAMARA DE COMERCIO, PREOCUPADA POR LA LLEGADA DE "LA SALADITA"

La Cámara de Comercio, Industria y Producción de La Pampa (Cacip) mostró su preocupación por la llegada de la expo-feria itinerante “Sin Fronteras”, más conocida como “La Saladita”. En ese sentido, la entidad presidida por Roberto Nevares denunció la “anuencia y promoción” del Estado provincial.
“Una vez más, una “Saladita”, se instaló en La Pampa, con anuencia del estado pampeano, en este caso es Lonquimay, pero la localidad es anecdótica, lo que importa es el concepto”, indicó la Cacip en una solicitada que sale en la edición de hoy de LA ARENA.
“A los pueblos de la provincia van de manera itinerante porque no hay volumen suficiente para instalarse permanentemente, cosa que sí hacen los comerciantes y emprendedores locales”, agregó.
Asimismo, la entidad se preguntó si el Estado definió qué tipo de políticas quiere llevar adelante. “Ahora bien, el Estado pampeano (municipal y provincial, con sus poderes de policía y control), ¿tiene definida una política sobre qué tipo de provincia y municipios quiere?, si la tiene, aparece por lo menos descoordinada”, cuestionó.
A su vez, la Cacip acusó la incongruencia del Ejecutivo provincial por pretender la generación de empleos privados genuinos y la promoción de actividades informales.
“Por un lado los ministerios de la Producción y el de Desarrollo Territorial se muestran muy activos en la idea de generar empleo privado de calidad, con emprendimientos, y por el otro lo único que vemos es la promoción de las actividades informales por parte del mismo Estado, por acción; cuando autorizan, promueven y se jactan de tener actividades turísticas, basadas en la informalidad (eufemismo utilizado para denominar la actividad en negro), u omisión, cuando sabiendo que no se cumplen con ninguna de las normas que el mismo Estado impone, nada hace”.

“¿Será otro país?”
Por otro lado, la entidad dijo que en otras ciudades del país no se permiten las “saladitas” y que los vendedores “informales” o los “trapitos” no son un problema. “En el mientras tanto, vemos que otras ciudades, parecidas, cercanas, más grandes, más chicas, estas discusiones las zanjaron, y van por el crecimiento, Trenque Lauquen, Bahía Blanca, San Luis, son solo ejemplos, las “saladitas” no se permiten, y los vendedores “informales” o los “trapitos”, no son un problema. ¿Será otro país?”, remarcó la entidad.
“El doble estándar de exigencias se ve en todas las actividades, Bromatología controla permanentemente las panaderías y rotiserías, etcétera, para cuidar la salud de la población, y está bien, ahora, quien cocina en la casa y vende los mismos productos, ¿se autocontrola?, ¿o ahí no está en riesgo la salud de la población?”, continuó la Cacip.
“La pregunta, en el fondo, es hacia donde quieren regir nuestros destinos (y no es una demanda para un partido en particular, porque ni oficialismo ni oposición, ni provincial ni municipal, ha expresado una idea clara al respecto), si vamos hacia la informalidad como sistema, o hacia el desarrollo. Sería bueno que piensen como van a financiar un Estado cada vez más grande, y más carente de respuestas, fomentando la informalidad”, concluyó.

Compartir