Estatales pampeanos van camino al empate

ENTRE LA INFLACIÓN Y EL DETERIORO DEL PODER ADQUISITIVO

Juan Pablo Vieta – El acuerdo salarial alcanzado este año por los estatales estará lejos de recomponer el deterioro del poder adquisitivo por la inflación con la que cerró el año anterior. Tampoco permitirá ganarle a la evolución de los precios.
Los trabajadores dependientes de la Provincia de La Pampa, sus municipios, y comisiones de fomento van camino a cerrar un año que en materia salarial será para el olvido, ya que no solo el acuerdo salarial alcanzado este año estará lejos de recomponer el deterioro del poder adquisitivo a manos de la elevadísima tasa de inflación con la que cerró el año anterior, sino que tampoco permitirá ganarle a la evolución que seguirán los precios en el presente año.
Cabe recordar que en 2016, sin computar el bono navideño de $5.000 que se pagó en enero de ese año, el Gobierno Provincial otorgó un aumento del 28% contra una inflación anual que, según la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fue del 41%, lo que advierte de manera evidente una importante pérdida del salario real de los estatales pampeanos.
Está claro que por cuestiones que obedecen a las condiciones laborales, entre ellas la estabilidad y fundamentalmente el salario, los estatales pampeanos están mejor que por ejemplo los empleados de comercio, que son una mayoría importante dentro del conjunto de los trabajadores del sector privado aquí en La Pampa.
Sin embargo debe considerarse también que el Gasto Publico Provincial es, junto a la agricultura y la ganadería, uno de los principales impulsores de la actividad económica en la Provincia, a tal punto que el comercio y los servicios se organizan en función de ello.
En efecto, en la medida que el gasto del Gobierno aumente, bajo la forma de un mayor incremento salarial por caso, redunda positivamente en términos de ventas de los comercios y los servicios, y a partir de allí, una mejor calidad de vida para una parte importante de la población.

Acuerdo.
Ahora bien, el acuerdo salarial suscripto este año por los estatales pampeanos consistió en el pago de un 6% al 1° de febrero, otro 6% al 1° de mayo, y un 8% al 1° de agosto, con una cláusula gatillo que consiste en que si en el periodo enero – junio la inflación relevada por el índice de precios al consumidor (IPC) que confecciona el Indec fuera superior al 12%, la diferencia se liquidara el 1° de julio.
Teniendo en cuenta que en los primeros cinco meses de este año el IPC aumentó un 10.5%, y que las proyecciones para la variación de los precios en el presente mes de junio convergen en el 1%, es prácticamente un hecho que como en el primer semestre la inflación andará por debajo del 12%, no se disparara la tan mentada cláusula gatillo.

Incremento real.
Ello implica que no habrá un incremento del salario real de los estatales pampeanos, al punto de que dependerán de lo que se resuelva en la reunión, que según consta en el acta suscripta, se desarrollara el próximo 6 de noviembre con el objetivo de tratar cuestiones que tienen que ver con posibles desfasajes inflacionarios, sumas no remunerativas, y bono navideño.
Por el lado del gobierno, con transferencias automáticas de Nación, que es el ingreso más importante que percibe la Provincia, creciendo al 31.8% en los primeros cinco meses de este año en comparación con el mismo periodo del año anterior y salarios haciéndolo al 12% en el mismo periodo, que es la erogación más significativa, no caben dudas que las finanzas provinciales no atraviesan un mal momento.
En este sentido habrá que ver cuál es la disposición del Ejecutivo Provincial cuando en noviembre se vuelvan a ver las caras con los representantes gremiales los trabajadores estatales.