Facundo Cubas asumió como juez federal subrogante

“La única fórmula es sentarse y dedicarle horas. Vengo con la impronta de trabajar”. Con esa definición respecto al perfil que tendrá su tarea se presentó ayer Facundo Cubas como nuevo juez federal subrogante de Santa Rosa, un cargo por el que juró hasta el 30 de noviembre de 2017 y en el que desde hace casi tres años no hay un juez titular.
Cubas juró al cargo en un acto que se realizó a la tarde en la sede del Juzgado Federal de Santa Rosa y que fue encabezado por el presidente del Tribunal Oral Federal en lo Criminal Federal, José Mario Triputti.
“Esta es una oportunidad que me brinda la vida, me fui en el ’93 a un juzgado de Instrucción en la Capital Federal y estuve ahí hasta julio del año pasado, que me retiré. Estaré en Santa Rosa hasta dentro de un año o hasta que se designe el juez natural del cargo”, dijo Cubas al dialogar con los medios de prensa luego del acto.
Cubas ya fue funcionario judicial en nuestra provincia. Luego emigró a tribunales de la ciudad de Buenos Aires -está jubilado del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal de Instrucción 59-, y volvió a Santa Rosa para reemplazar a Luis Salas, quien estuvo también en la condición de subrogante por algunos meses.
Cubas fue designado por el Consejo de Magistratura de Nación y contó con el aval de la comisión de Selección de Magistrados y Escuela Judicial.
¿Qué sabe sobre el juzgado que ahora tiene a su cargo?
“En estos últimos días me fui nutriendo del estado del juzgado con amigos, con profesionales del medio, con conocidos, y debido a los sucesivos cambios que ha habido es que hay algún atraso, pero bueno, les cuento que cuando llegué a Buenos Aires tenía 1.350 causas, y lo normal para trabajar bien son unas 400 o 500. Cuando yo me fui tenía 150, así que trabajar es la única respuesta al atraso”.
En ese sentido, Cubas afirmó que tiene “la mejor referencia respecto al equipo de trabajo, sé que es gente eficiente, con oficio, con honestidad. Esto es un equipo y esa es la forma en que se trabaja”.

Vacantes.
El magistrado reconoció el problema de las vacantes de jueces se extiende a todo el país y no solo se registra en Santa Rosa, donde se fueron sucediendo distintos magistrados después que Pedro Vicente Zabala dejara el cargo por el que pasaron José Antonio Charlín -duramente cuestionado por los propios empleados debió irse-, Iara Silvestre, Héctor Plou que era juez titular en Junín, por lo que debía atender paralelamente dos juzgados, y finalmente Luis Salas, que también cumplía una doble función porque era funcionario judicial en Capital Federal.
“Hay más de 350 cargos de jueces que están vacantes, de más de mil cargos, es decir que casi el 30 por ciento de todos los fueros se encuentra en esa situación. El procedimiento en su momento era más ágil pero es cierto que se fue atentando contra la celeridad. Y así todo se ralentiza, se atrasa porque al no haber juez natural siempre hay un velo de ‘hoy está y mañana no está’. No tiene la continuidad que debería tener”, describió Cubas.

Reclamos
Distintos proyectos en la Legislatura plantean la necesidad de tener un juez titular en el Juzgado Federal de Santa Rosa. Hay quejas constantes tanto de profesionales como de ciudadanos que pretenden acceder a la justicia y se encuentran con procesos extremadamente dilatados. Como fueron los casos de Plou y Salas se ha designado a magistrados de otras jurisdicciones que deben desdoblarse y permanecen en la ciudad solo algunos días de la semana.
Los legisladores pampeanos también resaltaron “el estado deplorable” del edificio donde funciona el juzgado. De hecho, en el acto de ayer el salón quedó chico y la refrigeración no era suficiente para un época de mucho calor.

Albamonte, en el acto
En la década del ’90 tuvo su etapa de fama efímera, cuando se convirtió en una de las caras fuertes de la Ucedé, la fuerza política que lideraba el ultraliberal Alvaro Alsogaray. Por eso la presencia ayer de Alberto Albamonte en el acto de asunción de Cubas llamó la atención de los presentes.
Albamonte, que fue dos veces diputado nacional y se alió al menemismo junto a María Julia Alsogaray y Adelina Dalesio de Viola, es amigo personal de Cubas y por eso viajó a Santa Rosa para el acto en el Juzgado Federal. Alejado de la política desde el ’95, el dirigente ucedeísta es hoy un exitoso empresario, quien tiene a su cargo en la Argentina la cadena hotelera Howard Johnson, que abrió el primer hotel en el ’99 y hoy cuenta con más de 30 en todo el país (uno de ellos está sobre la ruta 5, en Trenque Lauquen).
En su momento Albamonte se asoció con el empresario televisivo Eduardo Eurnekián y juntos trajeron Howard Johnson a la Argentina. Luego se separaron y el ex dirigente político se quedó con todo el mando de la cadena hotelera.

Vino para quedarse
Cubas aclaró que su intención es radicarse de manera definitiva en la capital pampeana. “Ya alquilé una vivienda, no sé si será la definitiva pero vine con la intención de quedarme en Santa Rosa. Es un sacrificio terrible lo que hacía Plou, una locura viajar todos los días 500 kilómetros de ida y 500 de vuelta. Algo parecido tenía que hacer Salas, eso es imposible, la dinámica de un juzgado no espera, la orden de allanamiento es hoy, ya”, advirtió el magistrado sobre la doble función que cumplían sus antecesores en el cargo.