Falleció el hombre que se había disparado en la sien

Cristian Leguizamón (30), el agente del servicio penitenciario que el domingo pasado discutió con su mujer y se disparó en la sien con su arma reglamentaria, falleció el martes a la mañana tras no poder recuperarse de las graves heridas.
El penitenciario oriundo de Lomas de Zamora había llegado hace unos años a Santa Rosa para trabajar en la Unidad 4. El hombre se había instalado en una vivienda de la calle Callaqueo, casi Donatti, adonde el fin de semana pasado ocurrió el trágico episodio que terminó por costarle la vida.
Según informaron fuentes abocados a la investigación de la causa, “la discusión de la pareja fue común y corriente” y “no había antecedentes de violencia”. Asimismo, aseguraron que Leguizamón “estaba bien psicológicamente” pero que “el trabajo, las condiciones laborales del penitenciario que suelen ser estresantes, deben haber influido en la decisión”.
Oscar Cazenave, fiscal abocado a la causa que se inició por el hecho, dijo que al no haber tercero involucrados en el hecho, el caso quedará cerrado. El dermotest -prueba de guante de parafina- le dio positivo al penitenciario, pericia que confirma que fue él mismo el que disparó su reglamentaria, una pistola calibre 9 milímetros.

El hecho.
Leguizamón estuvo un día y medio estuvo internado en el Area de Terapia Intensiva del Hospital Lucio Molas luego de haberse disparado. La discusión con su mujer ocurrió el domingo cerca de las 20.15 en la vivienda que ambos compartían con sus hijos.
Fuentes judiciales informaron por entonces que la pareja “estaba discutiendo hasta que en un momento se subieron a un coche y arrancaron. Sin embargo, a los pocos metros la mujer se bajó del vehículo y el hombre regresó a la casa. Frente al garaje de su casa, el penitenciario abrió el portón con el control inalámbrico, e ingresó a buscar su arma reglamentaria. Después se subió al auto, y ahí mismo se pegó el tiro”.