Fepamco estima entre 30 y 40%

“El gobierno nacional quiere trasladar el costo de la crisis al bolsillo de la gente”, sostuvo Oscar Nocetti, sobre la quita de los subsidios energéticos. El titular de la CPE confía en que la APE absorba gran parte del 70 por ciento de desfase tarifario.
Las autoridades de la Fepamco están en contacto permanente con el subsecretario de Cooperativas, Claudio Gordillo, quien incluso estuvo en la sede de la entidad para comenzar a trazar una mesa de diálogo entre el sector y el gobierno provincial.
“El contacto con el gobierno es a través de la Fepamco y Gordillo; están previstas reuniones para tratar el tema de las tarifas o el de las columnas. Ya hay una mesa de negociación que se abrió, con buena disposición de las partes, donde todas las cooperativas tenemos expectativas buenas y esperemos que se plasmen en los hechos”, dijo el presidente de la CPE, Oscar Nocetti.
Entrevistado por Radio Noticias por cómo observa el tema tarifario de cara a la finalización del Pacto Eléctrico que durante dos años mantuvo congelados los valores, el cooperativista santarroseño sostuvo: “No sabemos qué pasará porque el que fija sobre la materia es el gobernador, a través de la APE, las cooperativa no fijamos las tarifas”.
“No tenemos respuesta desde las cooperativas, porque la pelota está en la cancha del gobernador”.
-¿Y qué incidencia podrá tener en la tarifa la quita de los subsidios?
-Seguramente recaerá en el bolsillo de los ciudadanos, vecinos y socios de las cooperativas. Por eso digo que será un año muy duro porque vamos a ver el verdadero rostro del poder económico sin mediación .
-El desfase tarifario ronda el 70 por ciento.
-Se habla de un 70 por ciento del retraso, pero doy por descontado que el gobierno provincial no trasladará todo al bolsillo de los usuarios y en la espalda de las cooperativas, seguramente el gobierno hará una política de tarifas que atenuará o morigerará esta situación.
-¿Usted dice que el gobierno puede hacerse cargo de la mitad de ese porcentaje?
-Sería un 30 por ciento, lo que de igual manera generará un impacto. Puede ser, aunque insisto que se notará en el bolsillo de la gente, porque este gobierno (nacional) quiere trasladar el costo de la crisis al bolsillo de los vecinos. Por eso digo que debemos aguantar y pelear, que no debemos recular ni para tomar envión.

Otras provincias.
Las autoridades mendocinas aplicarán un suba escalonada de la luz desde marzo próximo y cada tres meses, tras el fin del Programa de Convergencia de Tarifas Eléctricas y Reafirmación del Federalismo Eléctrico entre Nación y los distritos provinciales. Este acuerdo congelaba incrementos en el servicio a cambio de obras.
El Ente Provincial Regulador de la Energía de Mendoza estableció que desde marzo del año próximo la tarifa se incrementará en un 8,75 por ciento cada tres meses hasta julio de 2017, cuando se definirá un nuevo cuadro de valores.
Otro distrito con decisión tomada para elevar la tarifa eléctrica es Tucumán, previéndose que sean subas en cuotas, no bruscas.
En 2014 todos los distritos, excepto la Ciudad de Buenos Aires, adhirieron al Pacto que concluye a fin de mes. Luego, las provincias de San Luis, Córdoba, Corrientes, Santa Fe y Río Negro rechazaron el acuerdo y permitieron durante 2015 un nuevo margen de aumentos que fueron desde el 16 al 35 por ciento (o más en el caso cordobés).
La disidencia de estas provincias se basó en el incumplimiento de Nación a la hora de los fondos comprometidos para obras a cambio de congelar las tarifas.

“El gobierno tuvo que recular”.
Oscar Nocetti cuestionó “el poco apego del gobierno nacional a respetar las leyes y querer imponer su voluntad mediante DNU y hacerlo aprovechando aviesamente este momento del año”.
“Este es un gobierno que dijo que iba a respetar el republicanismo y el apego a las leyes, contrariamente de lo que acusaba al gobierno anterior, pero está violentando el marco democrático”, añadió.
El titular de la CPE planteó que por primera vez en la Argentina el poder económico se hace visible en un gobierno. Que antes esa corporación poderosa “estaba mediatizada por el poder político que, aunque fuera débil, era un leve freno”.
“Hoy las grandes corporaciones, los grandes gerentes de las grandes empresas están en el poder político. Durante el proceso (militar) estaba Martínez de Hoz y estaba el poder militar que al menos compartía el poder; con Menem el poder económico estaba con Cavallo y Bunge y Born, pero estaba el poder político”.
“Ahora no hay contrapeso y, por ejemplo, en YPF entran como directores los ex presidentes de Telefónica y de Telecom.; los gerentes ocupan ministerios, secretarías y empresas del Estado”, enumeró Nocetti.
“Esto es lo nuevo, es algo que nunca se había dado y eso les representa una desventaja: no tienen retaguardia y están visibles, toman decisiones y reprimen pero sale a explicar la vicepresidenta”.

“Recular”.
Con respecto a la intervención de la Afsca, el cooperativista dijo que implica que “parcialmente” deja de tener efecto la llamada Ley de Medios “porque era la organización política que le daba fuerza; ahora depende de un ministro (Aguad) y ya no de Presidencia”.
En cuanto a los medios nacionales y su comportamiento frente al nuevo gobierno nacional, Nocetti consideró: “Hay un pensamiento único, todos se alinearon en el silencio o en la justificación de lo que pasa. Vemos que no hay opiniones en los grandes medios para contrapesar estos procedimientos (los DNU), guardan un silencio cómplice”.
Agregó que el gobierno de Cambiemos “no tiene el control de la calle y hasta ahora el único reflejo que tuvo fue sacar la gendarmería y esto lo vamos a ver cada vez más”.
-¿No le parece raro que tras la gran devaluación no hayan habido manifestaciones por lo que implica para salarios y jubilaciones?
-Esos son procesos más lentos y el gobierno actúa políticamente en forma rápida, pero la gente se organizará con lentitud. Vienen las fiestas, se está acumulando la masa crítica y va a reaccionar en su momento. Todavía es demasiado pronto pero veo que las reacciones de las organizaciones por la Ley de Medios fueron espontáneas y fuertes para oponerse a que se modifique la norma por decreto. Pero (el gobierno) ha tenido que recular y decir que la ley no se toca, por ahora, porque no pueden y más adelante (en el Congreso) no podrán hacerlo como pensaban. Este poder económico tan visible ha tenido que recular en el momento de mayor poder.
-¿Y la protesta por las consecuencias de la devaluación en el bolsillo de la gente?
-El tema económico es mas importante para la gente que la Ley de Medios, que apunta a sectores involucrados o con conciencia de los medios. Ahora, el bolsillo es un órgano mucho más sensible y la reacción será más lenta; se notará a fines de enero.