Fiscal advierte “avance político” del macrismo contra el MPF

SUBZONA 14

El fiscal Cantaro destacó que el avance del gobierno de Macri sobre el Ministerio Público Fiscal es “político”, por lo que advirtió que la procuradora Gils Carbó “aguantó todo lo que pudo aguantar”.
La renuncia de la procuradora general Alejandra Gils Carbó a partir de las presiones del gobierno de Cambiemos, que reclamó su salida desde que llegó al poder, generó diversas repercusiones y rechazos desde el ámbito político y judicial, por la avanzada del oficialismo sobre el Ministerio Público Fiscal.
El fiscal general Alejandro Cantaro, que interviene en el juicio de la Subzona 14 II donde se investigan delitos de lesa humanidad en La Pampa, afirmó que Gils Carbó “aguantó todo lo que pudo aguantar” pero aclaró que Cambiemos pretende reformar la ley del MPF, por lo que “quedó claro que no iban por la procuradora”.
“La procuradora renunció, aguantó todo lo que pudo aguantar y cuando se dio cuenta que su permanencia iba a poner en crisis nuestro trabajo, y que iba a ser visto como una cuestión de protagonismo, dijo que se iba para que podamos seguir trabajando. Quedó claro que no iban por la procuradora”, siguió.
Además, el funcionario judicial manifestó “cierta preocupación” por la continuidad de los juicios de lesa humanidad para que “puedan continuar del mismo modo” e identificó que “hay una modificación de la estructura, un cambio ideológico”, a partir de la asunción del gobierno del presidente Mauricio Macri.

La reforma.
La arremetida judicial de Cambiemos continúa, tras el desplazamiento de Gils Carbó, con la reforma de la Ley Orgánica del MPF que desató una ola de rechazos de organizaciones del ámbito del Derecho, gremios y organismos de derechos humanos, porque se “vulnera la autonomía e independencia” del organismo y habilita la injerencia del gobierno.
Entre otras cuestiones, el proyecto prevé el nombramiento del procurador con una mayoría de la mitad más uno, cuando la ley vigente prevé el nombramiento a propuesta del Poder Ejecutivo con el apoyo de dos tercios de los votos del Senado, lo que otorga un mayor grado de acuerdo.
Sobre este punto, el fiscal Cantaro señaló que la normativa fue sancionada por el Congreso de la Nación, pero “nunca entró en vigencia hasta ahora que se va a modificar”, a partir de una consideración “ideológica” y un cambio de pensamiento de la conducción nacional.
Suscribió el “modelo de persecución penal que planteó el MPF en la conducción de la procuradora y la línea que se establecía para perseguir el delito de género, de violencia institucional y económico” y destacó: “Espero que este modelo no retroceda pero tengo serias dudas”.
La propuesta del Ejecutivo también cuestiona las designaciones realizadas durante la gestión de la procuradora general Gils Carbó. Sobre esto, Cantaro explicó que “los cuestionamientos surgen porque las designaciones fueron realizadas por ella, y no por las condiciones, calidad y la necesidad” del MPF.