Fuchad reclamó “política activa”

FRENTE JUDICIAL CONTRA SAN JUAN POR LA CUENCA DEL RIO SALADO

El presidente de la Fundación Chadileuvú (Fuchad), Héctor Gómez, dijo ayer que el río Salado fue “desapareciendo delante de nuestra vista y no hubo una acción importante de las autoridades para detener la apropiación indebida de las aguas del río Salado”, que “causó un gran perjuicio para La Pampa”.
Sin embargo, el dirigente ambientalista destacó la decisión reciente del gobierno provincial de iniciar una presentación por el río Salado, que es afectado por la construcción de la represa Punta Negra en San Juan, con fondos nacionales. “La acción del gobierno es buena, pero sucede cuando el río no existe”, indicó.
En declaraciones a Radio Noticias, Gómez agregó que La Pampa tendría que haberse preocupado cuando el río corría en forma importante, en épocas de la recuperación de la democracia. “Ahí sería otra la situación pero la desidia de los funcionarios nos llevó a este momento. Es difícil que este tipo de reclamo tenga éxito porque ya establecieron sistemas de riego”.
Dijo que con el dique Punta Negra construido en San Juan “ampliarán el riego en 10 mil hectáreas” y se quejó porque el gobierno nacional nunca reglamentó la ley que establece los comité de cuenca. “Hubo intentos de Mendoza y San Juan por derogar la ley, porque no quieren compartir, así que la preocupación del gobierno a pesar que sea tarde, es importante porque significa que La Pampa comienza a preocuparse por el río que nos están robando”.
“Estamos haciendo un juicio por el río Atuel y estamos analizando hacerlo por el Salado, pero también quiero pensar con esto que el gobierno está preocupado por el río Colorado donde nos va a pasar lo mismo, hay que desarrollar las áreas de riego en esa zona”, añadió.

Río Colorado.
El titular de la Fuchad remarcó que el Colorado comenzó a usarse hace 50 años con una zona importante de riego y “después cayó con problemas técnicos y entró en decadencia y ahora con emprendimientos privados, pusieron en producción 8 mil hectáreas con un sistema moderno, pero La Pampa tiene derecho para regar 85 mil hectáreas”.
Además, advirtió que si es así para usar eso “vamos a tardar cinco siglos” y reclamó “una política activa porque en la medida que no aprovechemos el agua del río Colorado, otros lo van a hacer, y para La Pampa representa una de las grandes palancas para un esquema distinto de desarrollo económico y social. Tendríamos que poner en producción 4 mil hectáreas al año”.
Al hacer referencia al Ente Provincial del Río Colorado, que debería encargarse del manejo de la zona, Gómez indicó que “está vaciado, con maquinas viejas y galpones obsoletos”, entonces “si el ente que tiene que trabajar está cerrando actividades como el laboratorio o la chacra experimental que se vendió, estamos en situación de abandono”.