Guadalupe venderá inmueble para pagar indemnizaciones

"EL ÚNICO QUE PUEDE RESOLVER ESTO ES EL GOBERNADOR"

El Programa Guadalupe se dispone a vender una de sus comunidades para poder pagar sueldos e indemnizaciones a empleados. La institución atraviesa por una crisis que la llevaría a cerrar sus puertas.
El próximo 18 de febrero la Asociación Civil Programa Guadalupe convocó a una asamblea extraordinaria, en cuyo marco se resolverá sobre “la venta de bienes raíces, dado la gravísima situación que atraviesa”. La presidenta del consejo directivo de la entidad, Marita Roo, advirtió que la crisis dejará jóvenes a la deriva, sin tratamiento, y trabajadores del programa desempleados.
La titular de la fundación le explicó a LA ARENA que desde el pasado 5 de diciembre se encuentran sin un convenio, porque el que tenían firmado ya venció y el monto del mismo, era por una suma irrisoria de 100.000 pesos. “Nos llevan, irremediablemente, a que debamos vender una de las comunidades que tenemos. Ahora la nueva modalidad (que se implementará desde el Ministerio de Salud) es que van a pagar por cada paciente que se interne; pero se sabe que es una obra que hay que mantenerla desde el Estado porque si no es imposible”, agregó.
Roo recordó que “el 26 de junio se firmó el primer convenio, con la rúbrica del ministro (de Salud, Rubén) Ojuez; y después de un tiempo que no pasaba nada nos dicen que estaba mal redactado. Nuevamente el 8 de noviembre se firmó el segundo convenio, que también dijeron estaba mal redactado”, con lo que finalmente el pasado 5 de diciembre se venció el que estaba vigente “que era una miseria y no tenía actualizaciones desde 2014”, precisó.
Enseguida señaló que “se está comprando la comida con nuestro dinero. Aún no está definido cual de las comunidades estaría por ser vendida. Estamos esperando para que las tasen”, completó.

Culpas.
Según Marita Roo, hoy la institución se encuentra a la deriva, sin saber qué hacer, con sueldos para pagar, deudas y hasta señaló que algunos integrantes de la directiva han sacado créditos personales.
No obstante la grave situación que atraviesan admitió que ha recibo “excelente atención” por parte del ministro de Salud Rubén Ojuez, así como también del nuevo subsecretario de adicciones, Manuel Pizarro.
Por otro lado, en materia de culpables, la titular de la fundación agregó que si bien no hay un solo culpable, sostuvo que “un asesor letrado detrás del escritorio no puede discutir con gente que lleva 20 años de experiencia”, dijo apuntándole al abogado Alejandro Gigena.

Situación “desesperante”.
“Ahora, el interrogante está puesto en qué harán con los chicos que están internados”, y se atrevió a hacer responsable al mismo profesional “si les sucede algo a los pacientes”. Reiteró que después de la asamblea del 18 de febrero, todos quedarán en la calle, una situación angustiante para los damnificados, los profesionales y los empleados.
Una vez que se venda la propiedad, Roo señaló que se procederá a pagar todas las indemnizaciones, porque algunos de los empleados llevan 20 años trabajando en la fundación. “Nosotros hoy por hoy pagamos en primer lugar la comida y la farmacia, porque la mayoría no tiene medicamentos. Incluso tuvimos una importante fuga de profesionales. El médico debe hacer 3 ó 4 meses que no cobra, al igual que los psicólogos”, sostuvo.
La presidenta de Guadalupe expresó que era “tan desesperante” la situación que ayer mismo estaba pronta a salir a solicitar al Banco de La Pampa un crédito en nombre del Programa Guadalupe para pagar pasivos. Y concluyó: “Ojalá que el gobernador se ponga las pilas y piense en todo el trabajo que hemos hecho y nos ayude”.