“Hay persecución a pueblos originarios”

ESCRACHE FRENTE AL DOMICILIO DE ROQUE MEDINA

Tras más de dos años de conflicto por los lotes 8 y 9 de La Gloria, la comunidad Baldomero Blanco realizó un manifestación para expresarse a favor del hombre descendiente de ranqueles, que hace 22 años vive allí.
La comunidad Baldomero Blanco, en compañía de agrupaciones no gubernamentales y militantes, concretó ayer por la mañana un escrache frente al domicilio del dirigente justicialista Roque Medina, en la calle Juan XXIII al 1475, repudiando su intento de apoderarse de dos parcelas ubicadas en La Gloria, a 55 kilómetros de Santa Rosa, pertenecientes a Baldomero Blanco (83), un hombre de la comunidad Ranquel que hace 22 años vive allí.
El miércoles 10 se realizará una audiencia legal donde ambas partes presentarán sus pruebas ante las justicia.
“El fin es manifestarnos y repudiar su accionar indecoroso con la posición legal de las tierras de Baldomero Blanco”, explicó Mauro Aromando, integrante de la comunidad y uno de los impulsores del escrache. Además expresó que “hay una cuestión de avasallamiento a una persona del pueblo Ranquel” y denunció la existencia de una “connivencia política” a favor de Medina.
Por otra parte, Sol Donatti, presente al momento de la convocatoria al escrache, expresó que “Roque Medina se maneja con impunidad y, como Baldomero es Ranquel, hay una persecución constante con los pueblos originarios”.

Conflicto.
Baldomero Blanco, un hombre de 83 años que hace 22 años vive en La Gloria, sufrió hace dos años la usurpación de las tierras que ocupaba. En aquel entonces, Aromando había manifestado que “en abril (del 2014) se cumplen 20 años desde que Baldomero Blanco solicitó -y consiguió- en la dependencia policial local el uso de una vivienda que permanecía deshabitada y olvidada, certificando así el asentamiento. Justo ahora, tres meses antes de que se cumpla la posesión veinteñal, apareció un hombre, hasta ahora desconocido en la localidad, que cercó una de las parcelas y se adueñó de hecho”. Allí comenzó el conflicto.
Medina, que fue empleado de la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia y vicepresidente de la Unidad Básica de Colonia Escalante y que años atrás tuvo cierta presencia en los medios cuando testificó como víctima de la Subzona 14, había iniciado en 2012 consultas en Catastro y se asesoró sobre la toma de posesión. Desde esa repartición -que administra y registra la situación patrimonial de la tierra en la provincia- le habían indicado que los lotes 8 y 9 de la manzana 10 de La Gloria estaban baldíos, por lo que hizo mensuras y comenzó a pagar impuestos. Desde diciembre del año 2013 iba todos los sábados con su familia y pensaba edificar.
Baldomero Blanco, por su parte, cuenta con el acta policial hecha en el año 1994 en la que consta que pidió y se le dio en uso la casa ubicada sobre dos lotes (uno de ellos ahora en conflicto), en tanto también realizó mejoras y trabajó la tierra de otros dos que su familia aseguró que son de su propiedad. También aseguraron haber pagado impuestos.

Connivencia política.
Aromando recordó que Baldomero Blanco “empezó a producir, hacer huertas, trabajar la tierra y de la noche a la mañana apareció este hombre, Roque Medina, mandando una nota al intendente de Uriburu, haciendo alusión de que su madre vivía allí y ante esto, el intendente de Uriburu lo reconoce como ocupante, por lo que nosotros planteamos la existencia de una connivencia política”. Según lo manifestado por Aromando, “Medina estaba haciendo un seguimiento de los lotes 8 y 9, y la justicia se expidió diciendo que el lote 9 es propiedad de Blanco y, desconociendo esto, Medina salió a declarar ambos lotes. Baldomero tiene la casa en el Lote 8, donde Roque Medina pide derecho de propiedad sobre estos lotes”.