Incendios: vino el ministro Bergman y reavivó los cruces

MIENTRAS SE LOGRO CONTROLAR ALGUNOS FOCOS, RECRUDECEN LAS ACUSACIONES CRUZADAS

El ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, visitó ayer las provincias de Buenos Aires, Río Negro y La Pampa ante los devastadores incendios de campos que han afectados a miles de hectáreas en cada una de ellas. El ministro dijo que venía a apoyar y felicitar a brigadistas, bomberos y trabajadores, por la tarea que están realizando. Sobre las quejas por inacción y ausencia, las negó, pero reconoció que no tenía soluciones sino que las iba a trasladar al gabinete nacional en breve. Aquella frase de que la mejor solución para combatir los fuegos era rezar “fue sacada de contexto”, sostuvo.
“Tuvimos un encuentro con nuestros bomberos y brigadistas para darles un reconocimiento y apoyo a su tarea, con ese compromiso y esa capacidad profesional tal que estamos lamentando una enorme cantidad de hectáreas quemadas pero no vidas perdidas”, afirmó ayer el ministro Bergman en una comunicación telefónica que mantuvo con LA ARENA al concluir una de las reuniones que concretó durante la visita. “Esto es gracias al valor y a la capacidad de los bomberos voluntarios, policías y los brigadistas que dependen del Ministerio”, acotó.
Al momento del diálogo, el ministro no había concretado el sobrevuelo previsto sobre la zona arrasada por el fuego. “Lo vamos a hacer cuando esté regresando”, anticipó. “Ahora vengo de mantener una reunión con productores agropecuarios en la que vimos cómo podemos ayudar, y vamos a llevar al ministro (de Agroindustria, Ricardo) Buryaile un par de inquietudes que se han planteado, con propuestas de soluciones inmediatas para el problema de los alambrados y el alimento para el ganado que sobrevivió”.
En tren de soluciones, el ministro reclamó a La Pampa que haga como provincia de Buenos Aires y declare la emergencia agropecuaria a fin de aceitar la llegada de ayuda nacional. Similar pedido hicieron legisladores pampeanos de Cambiemos en los últimos días.
Durante la recorrida de ayer, el religioso mantuvo una reunión con el gobernador rionegrino Alberto Weretilneck y funcionarios de esa provincia. Con representantes pampeanos mantuvo dos encuentros, un con el subsecretario de Protección Ciudadana, Agustín García, el director General de Defensa Civil, Luis Clara, el Secretario de Asuntos Municipales, Rodolfo Calvo, el Subsecretario de Ecología, Fabián Tittarelli, y el Intendente de La Adela, Juan Barrionuevo; y la otra con productores rurales y los legisladores justicialistas José Calvo, Raúl Zurbrigk, Ariel Rauschemberger, Espartado Marín, Karina Pereyra, Facundo Sola y Stella Maris Colla.

Críticas.
-Ministro, en La Pampa hubo críticas por su supuesta inacción…
-Nosotros rechazamos las críticas, porque el Sistema Nacional de Manejo del Fuego estuvo desde la primera hora, desde los primeros incidentes en noviembre, y lo que siguió en diciembre. Esto se originó por tormentas secas y descargas eléctricas, mucho calor, baja humedad, material combustible, con tantos focos que se abrieron.
“Nosotros estamos tranquilos con haber participado desde la primera instancia, y con todo el compromiso, y a pesar de estas declaraciones trabajamos relativamente bien con la Provincia”, sostuvo, en tono componedor.
“En estas circunstancias, esas declaraciones no suman a lo que tenemos que hacer por la gente, que es mostrar que más allá de los partidos políticos y las jurisdicciones somos todos un mismo equipo de trabajo, como referentes tenemos la responsabilidad de gobernar para la gente, y no estas pequeñas facturas que no suman para nada”.

Hay que rezar.
Consultado por aquella frase de que la mejor respuesta para estas crisis era rezar, el ministro -de conocida militancia religiosa- dijo que fue sacada de contexto. “Siempre vamos a rezar para que no se pierdan vidas y no se agraven los daños, pero eso no se debe confundir con trabajar y gestionar con responsabilidad”, contrastó.
“No hay que creer en la omnipotencia de manejarlo todo, pero si en la potencia de hacer las cosas bien”, reflexionó. También dijo que el presidente Mauricio Macri aún de vacaciones está al tanto de todo y que fue él quien le dijo de postergar la inauguración de un centro regional de lucha contra el fuego en Bariloche, acto previsto para la jornada de ayer. “Me llamó y me pidió que me ocupe de las inundaciones y los incendios”, indicó.

Tono belicoso.
En las antípodas del tono conciliador de Bergman, el gobierno provincial difundió ayer un parte de prensa sobre la visita oficial en el que consideró que el funcionario “no trajo las respuestas que esperaban los sectores afectados”, sino que se limitó a asumir el compromiso “de transmitir la situación a las áreas que correspondan para articular las acciones en forma consensuada con los gobiernos provinciales”.
Más adelante afirmó: “Los productores en tanto, ante la falta de respuestas prácticas y concretas quedaron con la incertidumbre si todo no quedará en promesas”.

Habilitaron la ruta 154
Luego del corte preventivo de la Ruta Nacional 154, realizado por Vialidad Nacional, se reactivó ayer el tránsito por el lugar. Además, se informó que no se registraron siniestros viales debido a los operativos de desvíos vehiculares por la Ruta Nacional 35.
Durante la jornada se trabajó en los focos de incendios de La Adela, Cuchillo Có y Jacinto Aráuz, con brigadistas de Defensa Civil, bomberos de la Policía de La Pampa, personal del Sistema Federal de Manejo del Fuego y de Gendarmería.
Con el fin de reguardar la integridad física de los combatientes de fuego se realizó el recambio de las cuadrillas de brigadistas de Defensa Civil.

Una nota para Verna
El diputado Martín Berhongaray (Frepam) cursó ayer una nota al gobernador Carlos Verna, solicitándole -ante el desastre provocado por los incendios rurales en la zona de La Adela- “darle urgente intervención a un actor central que es el Ministerio de Agroindustria de la Nación del que poco se habla y, particularmente, a la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios creada por Ley 26.509”.
Cabe señalar que en tanto esa misiva del legislador provincial llegaba a manos del primer mandatario, en horas de la mañana de ayer el secretario de Agricultura de Nación, Ricardo Buryaile, se comunicó con Verna para avanzar en la contingencia.
Berhongaray le comunicó al gobernador que había ingresado a la Legislatura provincial un proyecto solicitando al Ejecutivo “que realice, de manera urgente, las gestiones necesarias a fin de propiciar que la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios se reúna y sesione en nuestra provincia, articulando su actuación con la Comisión Provincial de Emergencia y Asistencia Agropecuaria”, que precisamente ha sido convocada para hoy.
Sostuvo el diputado radical que “a esta altura de los acontecimientos, de poco sirven las imputaciones. Hay que centrar las energías en trabajar por dar inmediata respuesta a las familias rurales afectadas y prevenir que se extiendan las consecuencias devastadoras de los incendios y terminen perjudicando a más productores”.
Dice Berhongaray que “dada la magnitud devastadora de los acontecimientos es fundamental brindar inmediata intervención a las autoridades nacionales pertinentes y otorgarles plena participación”.

Coordinador brindó informe optimista
El coordinador regional del Sistema Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), Marcelo Mosiejchuk, informó anoche que se había contenido el foco de incendio ubicado al sur de la ruta 22. Su reporte fue realizado luego de una recorrida aérea de una hora y cuarto sobre las zonas afectadas por el fuego.
Además, comunicó que “al norte de la ruta 22 por ruta 1 y 30, ese sector tiene un flanco izquierdo de 40 kilómetros de largo, y los brigadistas tienen que seguir trabajando para poder cerrarlo”.
Otro de los incendios activos se encuentra en la zona de las rutas 30 y 154: “Allí se planteó la estrategia para poder seguir trabajando y cerrar el flanco derecho”, señaló.
El coordinador aseguró que el de ayer fue uno de los mejores días desde que comenzó la ardua tarea de controlar los incendios forestales en la provincia. “Se viene dando mejor la situación, se viene cerrando y acotando perímetros de lo que queda de los incendios. Hoy es uno de los mejores días, el incendio se encuentra más cerrado y trabajado”, afirmó.

Calvo en La Adela.
En tanto, el gobierno provincial informó que el secretario de Asuntos Municipales de la provincia, Rodolfo Calvo, desarrolló ayer una intensa actividad en La Adela. “Con La Adela estamos trabajando desde principios del año que pasó y sabemos las necesidades básicas de la zona, pero especialmente del flagelo del fuego”, dijo.
“Estamos acompañando a Juan (Barrionuevo) el intendente, como a todos los intendentes que tuvieron el mismo problema. Desde la Provincia se ha puesto todo el esfuerzo, antes con las inundaciones y ahora el fuego en las zonas de La Adela, Chacharramendi, Santa Isabel, entre otras. En un momento teníamos 32 puntos de fuego y el gobierno provincial estuvo en todos los lugares, agotando los recursos en apoyo de los intendentes y los productores”. afirmó.
Explicó que los jefes comunales estaban priorizando la compra de alimento para que los alrededor de 70 mil animales afectados por el fenómeno pudieran subsistir.

Advierten por “situación alarmante”
Tittarelli, junto a otras autoridades provinciales, recorrió ayer las zonas afectadas por los incendios, sobre todo La Adela. Además, el funcionario recibió en el lugar al ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman (ver aparte).
“Desde el punto de vista ambiental sabemos de la fragilidad de estos ecosistemas. Las condiciones que se fueron dando en cuanto a las lluvias altas en épocas anteriores hicieron que hubiera una acumulación de biomasa vegetal muy importante, y si a eso sumamos que en esta época del año los principales direccionadores de ambiente en esa zona son sobre todo viento y fuego, no es de extrañarse que se produzcan estos tipos de eventos”, opinó.

Impacto ambiental.
En términos ambientales, el funcionario consideró que el impacto fue “muy grande”. “Más allá de las pérdidas económicas, que son gravísimas tanto para los productores como para la Provincia en general, ya que se han perdido cabezas de ganado, alambrado y la posibilidad de seguir criando animales durante un tiempo importante, hay que considerar el impacto sobre la biodiversidad en general, sobre el bosque, y sobre la sociedad que utiliza estos recursos para distintos usos”, explicó.
A su entender, la situación es “complicada” puesto que la vegetación, las altas temperaturas y los vientos reinantes hacen un combo de alta peligrosidad y, sobre todo, difícil de controlar. “Muchos focos que de noche, al bajar la temperatura, parecían controlados, a la mañana se reactivaban con el calor, algunos están cercanos a la ruta”, reveló.

Más fuego.
Al ser consultado sobre lo que se espera para el resto del verano, el subsecretario manifestó que “se puede esperar que esto continúe durante un tiempo”. Afirmó que, más allá del desastre de las cientos de miles de hectáreas que se han quemado hasta el momento, la tendencia podía ir aumentando durante la semana.
“Lo más deseable sería esperar que llueva en las próximas horas y ver cómo se puede recomponer esta situación trabajando conjuntamente con Recursos Naturales, tratando de minimizar el impacto de esta situación en el tiempo, que es alarmante”, dijo.

Aporte concreto.
Para Tittarelli la situación no solo es difícil de controlar sino de prevenir. “Un buen estado de las picadas tampoco sería una limitante para que el fuego no avance, pero de todas maneras debemos seguir trabajando para estar cada vez mejor preparados, con la participación de todos los organismos involucrados y, por supuesto, estamos esperando el aporte concreto de Nación que nos vendría muy bien en esta emergencia”, concluyó.
Tanto ayer, como durante el miércoles, los cruces entre autoridades nacionales y provinciales fueron constantes. Desde las huestes macristas cuestionaron el trabajo de los funcionarios provinciales, mientras que desde el gobernador Carlos Verna hacia abajo criticaron con dureza al gobierno nacional por lo que consideraron una actitud indiferente hacia el drama que vive La Pampa con los incendios forestales.

Ardohain, contra Verna
El presidente del PRO en La Pampa, Martín Ardohain, salió al cruce de las críticas que el gobierno provincial realizó contra el gobierno nacional. “En La Pampa ocurre siempre lo mismo y con los mismos dirigentes. Si llueve nos inundamos, si hace calor nos prendemos fuego”, disparó.
Ardohain dijo que Verna no había aparecido en estos días de extrema preocupación por el avance del fuego en la provincia. “Si hay obras para inaugurar, es él el centro de la foto, pero si hay problemas no son suyas las palabras. Casualmente siempre es enviado algún improvisado funcionario con el mismo cassette `la culpa es del Gobierno Nacional´”, dijo.
El titular del PRO pampeano reclamó que se declare la emergencia. “Me pregunto si estarán intentando repetir lo ocurrido con las inundaciones cuando decretaron la emergencia después que el agua ya se había retirado”, acusó.
“El protocolo indica que la provincia debe declarar la emergencia y solicitar ayuda, pero acá se eligió el camino de salir a los medios desinformando a los pampeanos. Es sabido que tanto Río Negro como Buenos Aires decretaron la emergencia y la ayuda llegó cuando se la solicitó”, argumentó.
“¿Por qué el gobernador elige mentirle a los pampeanos?”, se preguntó Ardohain.

“Atendemos la urgencia”
Provincial declare la “emergencia agropecuaria” por los incendios rurales, el gobernador Carlos Verna sostuvo ayer que ese acto administrativo no resuelve la situación inmediata ni la urgencia de combatir los focos de incendio. Ayer, Verna habló con el ministro Ricardo Buryaile para coordinar la ayuda a las zonas afectadas. Por lo pronto, el gobierno provincial empezó a transferir dinero a los pueblos para “atender las demandas esenciales” que dejó el paso del fuego. Hoy se reuniría la Comisión de Emergencia.
La conversación telefónica de Verna con Buryaile de ayer derivó en un diálogo para resolver la atención de los pequeños productores no bancarizados, un segmento que no está contemplado en el ámbito del Ministerio de la Producción -a través del Plan Ganadero- y tampoco de la oferta de créditos a tasas subsidiadas que hace el Banco de La Pampa a sus clientes. “Queda una franja de productores no bancarizados que deben ser asistidos”, subrayó Casa de Gobierno en un parte de prensa. “Para esto el ministro de Agroindustria de la Nación promovió una acción de colaboración con el coordinador económico general de la Jefatura de Gabinete, Gustavo Lopetegui; a quien habría instruido para iniciar las gestiones en este sentido”.
Por su parte, el Ente Provincial del Río Colorado está aportando rollos para alimentación de los animales de las áreas productivas críticas, y se inició una planificación crediticia para paliar los requerimientos económicos de las unidades de producción afectadas.

Emergencia o urgencia.
Ante los reclamos de los diputados del bloque Cambiemos, del secretario de Deportes de la Nación, Carlos Mac Allister, e incluso del ministro de Ambiente, Sergio Bergman, para que Provincia declare la “emergencia agropecuaria”, Verna habló de la “clara diferencia” entre emergencia y urgencia. Y volvió a disparar contra el gobierno nacional, en manos precisamente de esa fracción política.
“La emergencia representa un acto administrativo a partir de la convocatoria de la Comisión provincial para avanzar en la decisión de su resolución”, precisó Verna. En los últimos tiempos hubo dos declaraciones de emergencia, en ambos casos por inundaciones en el norte pampeano, “y todavía la Provincia no ha recibido ningún aporte de auxilio a su presupuesto”, reveló.
La Comisión de Emergencia está integrada por entidades rurales como Carbap, FAA, SRA, Coninagro; instituciones como INTA y Senasa, el Banco de La Pampa, el Banco de la Nación y un representante de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados. En principio, la Comisión se reuniría hoy.
La urgencia, indicó Verna, “es resolver las necesidades de los productores y de las comunidades afectadas sin dilación”. Esa respuesta “está, desde la hora cero, encarada plenamente con las arcas provinciales”, contrastó.
En cambio, la emergencia agropecuaria “puede determinarse cuando ya el fenómeno está acotado y se saben precisamente los perjuicios que ocasionó y la magnitud de las zonas afectadas”, mientras que “la urgencia es la atención directa del Ejecutivo al momento de producirse la catástrofe”.
“La urgencia está siendo atendida desde el primer momento en cada una de las situaciones en las que se nos ha tocado actuar; la emergencia es la confirmación de la catástrofe que, una vez homologada por Nación, nos permite esperar fondos de respaldo o tasas subsidiadas, cosa que hasta ahora no ha representado nada, incluso a partir de las dos declaraciones de emergencia agropecuaria que se dieron por las inundaciones”, reiteró el gobernador.

Setenta mil animales
Según la información difundida por Casa de Gobierno el número de animales afectados por los incendios asciende a 70.000 -si bien no se precisa, se supone que se trata de vacunos. Es la primera vez que se brinda una aproximación a las pérdidas en este rubro, quizá el de mayor impacto de todos. Las hectáreas arrasadas según este parte oficial suman 380.000, un número muy lejano a las 680.000 hectáreas que contabiliza el Ministerio de Seguridad de la provincia, según ha publicado en su página en la red Facebook.