Investigan malos tratos en hogar de discapacitados

SANTA ROSA

La encargada de un hogar para personas con discapacidad que depende de la Asociación Civil Abrazo de Oso habría sido apartada de su cargo luego de propinarle un presunto maltrato a una niña que estaba alojada en esa institución. La decisión de sacar del lugar a la persona acusada de los malos tratos la tomó, supuestamente, el presidente de la ONG, el ex viceintendente de Santa Rosa, Luis Martínez.
Una versión insistente indica que existirían un video y varias grabaciones de audio que no dejarían dudas del clima hostil en el que vivían los niños alojados en la institución. Fuentes con conocimiento de los hechos aseguraron a LA ARENA que una persona que expuso el caso ante los superiores de la encargada habría recibido veladas amenazas por parte de los mismos directivos de la ONG para que el caso no trascendiera públicamente, uno de los cuales, en uno de sus sugestivos llamados, le manifestó que le hablaba desde el despacho de un encumbrado legislador del justicialismo.
Sin embargo, el caso ya está en conocimiento de una alta dirigente política del oficialismo que manifestó su solidaridad con la persona que habría sufrido las amenazas.

Antecedente.
La Asociación Civil Abrazo de Oso tiene su sede en la calle Alsina 131 de esta capital provincial. Allí fue donde una mujer de apellido Uribe, de 23 años, falleció en el mes de enero en el hospital Lucio Molas, a donde había sido trasladada de urgencia con convulsiones. Según se informó, tenía una discapacidad mental y estaba internada en el hogar.
Entonces, la información policial daba cuenta de un allanamiento en el hogar Abrazo de Oso de la calle Alsina, donde estaba internada, para dar con la historia clínica de la fallecida. Según trascendió, horas antes de entrar en convulsiones y ser internada en el hospital Lucio Molas, la mujer se habría quemado con agua caliente, dato que surgió en la autopsia realizada.
La causa judicial abierta en ese momento todavía está en curso pero fuentes judiciales aseguraron que no surgieron elementos para responsabilizar a nadie por el incidente.
En el hogar viven entre 7 y 8 personas que están bajo el cuidado de operadores con la supervisión de un profesional médico. Algunos llegan por disposición de la Dirección de Discapacidad de la provincia y otros por decisión de los propios familiares. El área de Discapacidad depende del Ministerio de Desarrollo Social, que conduce la piquense Fernanda Alonso.