La bomba para desagotar la laguna estuvo sin funcionar

NO HABIA PRESENCIA DE PERSONAL Y NADIE LA ESTABA CUIDANDO

El dispositivo comenzó a funcionar el jueves 20 de abril y estará en la capital pampeana durante seis meses. Entre el alquiler y el consumo de combustible, son casi dos millones de pesos y consume 90 litros por hora.
La bomba traída desde el yacimiento petrolífero Vaca Muerta que tiene como objetivo desagotar la laguna Don Tomás hacia el bajo Giuliani, estuvo apagada durante la tarde del domingo. Varios vecinos, incluso un equipo periodístico de LA ARENA, fueron testigos de que pasadas las 17 en el lugar no hubo presencia de personal o de alguien que cuide el sector.
La bomba estuvo sola por algunas horas, con su correspondiente pantalla táctil titilando, mientras que el contador del caño por donde se drena el agua quedó parado en 89.660 metros cúbicos como medición total durante la jornada. Finalmente, pasadas las 21, el ruidoso motor de este elemento ya se encontraba funcionando.
En el lugar no había personal trabajando. Ni siquiera alguien que cuide el sector. Sí estaba la casilla -tenía la luz interior encendida-, pero sin señal alguna de los obreros.
A todo esto, la incógnita es, ¿cómo puede ser que la bomba esté apagada mientras el nivel de la laguna continúa preocupando? Cabe recordar que hace una semana el cuenco mayor presentó un aumento de 20 centímetros tras 52,3 milímetros de lluvia caídos en tres días y si bien esos 20 centímetros habían comenzado a disminuir -entre el domingo 21 y el miércoles 24 habían bajado aproximadamente 8 centímetros- con las lluvias caídas entre las 21 del miércoles y las 21 del jueves, que totalizaron 22 milímetros, volvió a mostrar un aumento por lo que el agua “llegó al borde del terraplén que se hizo en la zona del faro”, confió el jueves el director de Gobierno, Relaciones Institucionales y Comisiones Vecinales, Fernando Pina.

La bomba.
Llegó el pasado miércoles 12 de abril, comenzó a funcionar el jueves 20 y estará en la capital pampeana durante seis meses. Entre el alquiler y el consumo de combustible, son casi dos millones de pesos y consume 90 litros por hora. Tiene un peso de 6.000 kilos y bombea 1.100.000 litros por hora a través de un sistema con mangueras y puentes que están instalados sobre la avenida Circunvalación, llega hasta la calle Emilio Zola y deriva el agua al bajo Giuliani por pendiente natural. El tendido de tubos, para llegar hasta allá, tiene 1.600 metros de longitud, está compuesto de cañerías de Polietileno de Alta Densidad (PEAD) de 315 milímetros de diámetro y de las mangueras ya incorporadas a la bomba.