Leen sentencia por el homicidio del cazador

HOY AL MEDIODIA

El cabo de la policía de La Pampa Fernando Safenreider escuchará hoy la sentencia en el juicio que se le sigue por la muerte del cazador Santiago Garialdi, el año pasado, en un camino vecinal de Lonquimay. El fallo del tribunal que integran los jueces Daniel Sáez Zamora, Alejandra Ongaro y Carlos Chapalcaz se conocerá hoy a las 13 en el la sala 7 del Fuero Penal del Centro Judicial de Santa Rosa.
En la ronda de alegatos, la fiscala María Cecilia Martiní solicitó que el efectivo sea condenado a perpetua por considerarlo responsable de “homicidio doblemente agravado”, por “ser cometido por un miembro de las fuerzas de seguridad en abuso de sus funciones y agravado por ser cometido con arma de fuego”. Asimismo solicitó que también sea condenado por “lesiones leves agravadas en perjuicio Andrés Casabonne”, quien manejaba la camioneta en la que iba Garialdi.
Las querellas estuvieron de acuerdo con el alegato de la fiscala pero fueron un poco más allá. Tanto Ariel García, que representa a la familia del cazador, como Omar Gebruers, que patrocina a Casabonne, solicitaron que se promuevan acciones por falso testimonio para el policía Norberto Daniel García, quien iba con Safenreider al momento del hecho pero que declaró como testigo.
“Evidentemente no se ajustó a la verdad en su declaración ante el Tribunal”, dijo Gebruers. Asimismo, el abogado de Casabonne pidió que “se encuadre la conducta de Safenreider en el artículo 90, esto es lesiones graves por haberle ocasionado a su cliente una incapacidad laborativa durante más de treinta días”.

Exceso en la defensa.
El defensor de Safenreider, Mario Aguerrido dijo en la penúltima audiencia del juicio: “¿Quieren sancionarlo a Safenreider por homicidio simple? Sanciónenlo, si es que consideran que no corresponde la aplicación de los principios del culposo porque hay un exceso de la legítima defensa”, dijo el abogado. “Pero de ninguna manera están dadas las condiciones para aplicar prisión perpetua. No es un problema de la acusación, es una cuestión legislativa. No existe el elemento subjetivo especial que exige esta figura, por lo tanto (…) no puede pasar del homicidio simple”, cerró.

El hecho.
Garialdi murió tras ser baleado por Fernando Safenreider la noche del 24 de julio del año pasado, en un camino vecinal ubicado entre Lonquimay y La Gloria. El hombre iba en la torreta de una Ford F100 cazando liebres junto a otros tres amigos, uno de los cuales también resultó herido (Casabonne) cuando una bala le dio en un glúteo. Tras conocerse la noticia del deceso, y hasta las 3 de la madrugada, hubo prestas frente al hospital “Pablo Lecumberry” de Lonquimay, adonde los cazadores habían llevado moribundo a Garialdi.