Los campos de la zona norte siguen bajo agua y hay desesperación

RECORRIDA DE LA ARENA POR EL SECTOR RURAL MAS CASTIGADO POR LAS INUNDACIONES

En un recorrido por la localidad norteña se puede observar a simple vista el desastre que produjeron los más de 500 milímetros registrados en octubre. La situación es alarmante y creen que ésta fue la mayor inundación.
Después de las increíbles precipitaciones registradas en el mes de octubre, las cuales superaron la media anual -se habla de más de 500 milímetros-, un grupo de productores de la localidad norteña de Embajador Martini mostró su preocupación. Aseguran que “en estas condiciones es imposible trabajar”. Incluso, Mario Dell Acqua, un contratista local, previó que “la siembra gruesa está prácticamente perdida”, dado que los tiempos son cortos y la recuperación de los suelos tardará muchos meses.
El productor genuino nunca baja los brazos. La pelea como puede y siempre intenta buscar el lado positivo de la situación. Siempre estuvo pendiente de las inclemencias climáticas, por las cuales el esfuerzo de días, meses y años de trabajo, puede verse afectado por las grandes lluvias o las temporadas de sequía, los fuertes vientos y el granizo. Los tiempos para ganar son lentos y, lamentablemente, se puede perder todo en un abrir y cerrar de ojos. Hoy la situación en el norte pampeano es muy compleja. Se podría decir además que es un verdadero caos. Los más de 500 milímetros registrados en octubre impiden que se pueda trabajar libremente. Lote al que se mire, lote que tiene agua. Y mucha. En algunos casos -por lo que se pudo observar, muy pocos- el agua ha desaparecido. Los suelos están blandos o, como suelen decir, “no hay piso” y las napas freáticas están a pocos centímetros. Los vehículos utilizados para el trabajo se encajan. Incluso hasta los animales se empantanan. Parece mentira, pero todo está a la vista.
Es por esto que ayer un equipo periodístico de LA ARENA viajó a Embajador Martini para conocer desde cerca la compleja posición en la se encuentran los campos y los caminos vecinales transitados diariamente por los productores agropecuarios.

Encuentro.
Durante el recorrido, este medio dialogó con productores que dieron a conocer su situación y la de vecinos conocidos. Fue una reunión armada sobre la marcha, de la que participaron Gerardo Hecker, su mujer Angélica y uno de sus hijos, acompañados por Raquel Peano, Hugo García y Raúl Allochis. Todas personas del pueblo que siempre han apostado, como muchos más, a la agricultura y ganadería del lugar. “En estas condiciones es imposible trabajar”, dijeron a coro y uno de ellos recordó que “el norte entero está así, no es sólo acá”.
Raúl “Tito” Allochis expresó sorprendido que “jamás había visto o vivido algo de semejante magnitud” y recordó a la famosa obra de los Daneses, de la cual espera que “algún día se realice”.
“Hoy estamos todos iguales, y eso es lo lamentable, por suerte alguna loma queda para producir, pero el resto está bajo agua”, dijo Hecker.

Sobre el agua.
Transcurría el mediodía cuando el vehículo de LA ARENA comenzó una recorrida en cercanías a la localidad. Durante un momento, a metros de la hoy crecida laguna Chadilauquen, en un camino conocido como “el alteo” (en la inundación del año 1997 se había elevado para poder transitar) un productor local estaba haciendo una tropa de novillos. Tropa que recorrió al menos cinco leguas de camino de tierra y que, los últimos mil metros, fueron transitados sobre el agua que les llegaba a la altura del pecho. Hoy, según comentó uno de los productores, la Chadilauquen abarca un total de 1700-1800 hectáreas.

Temor por nuevo alerta.
El Servicio Meteorológico Nacional emitió ayer por la tarde un alerta por “tormentas fuertes” para un área de cobertura que abarca al centro y norte de La Pampa, además del noroeste de Buenos Aires, Córdoba, sudeste de Entre Ríos, centro y este de Mendoza, centro y sur de Santa Fe, y San Luis.
A los inconvenientes existentes por las lluvias del fin de mes pasado se le sumaría ahora este nuevo alerta. Ayer, el productor local Hugo García había manifestado que “lo mejor sería que no llueva por un tiempo, así podemos respirar un poco”.

Compartir