Los “trolls” se metieron en la campaña pampeana

Mensajes agraviantes desde cuentas falsas se cuelan en las redes sociales para desprestigiar al candidato del oficialismo pampeano. El año pasado, Marcos Peña fue señalado como el comandante de un ejercito de “trolls” y “bots” ¿Llegaron a La Pampa?
A dos semanas de las elecciones legislativas, la guerra de los candidatos en las redes sociales es cada vez más intensa. Después de que el diputado nacional Martín Maquieyra filmara un video denunciando una agresión que no ocurrió, ahora se conoce que el perfil de Facebook su contrincante, Ariel Rauschenberger, es permanentemente asediado por “trolls”.
Meses atrás, llamó la atención la proliferación de dudosos sitios digitales de noticias que nacieron de la noche a la mañana y que publicaban informaciones referidas a uno u otro candidato. Para ganar credibilidad, reproducían o robaban notas producidas por otros medios y no quedarse atrás con la información. Ahora la modalidad parece haber quedado perimida y reemplazada por acciones más directas.
LA ARENA pudo saber que las agresiones virtuales son cometidas por un grupo de entre 60 y 70 usuarios que se unieron a la red hace muy poco tiempo (en este caso Facebook), que no tienen publicaciones o interacción con otras personas y que intensificaron su actividad después de las PASO. Ante cada publicación del candidato, la respuesta suele ser la misma, un insulto o agravio. Todo creer que se trata de perfiles falsos.
Desde el entorno de Rauschenberger señalaron que han detectado la presencia de trolls y que incluso uno de los perfiles fue denunciado. No obstante, señalaron que “no hay nada grave más allá de lo previsto en la guerra de las redes”.

Vinculadores y “trolls”
El año pasado el jefe de Gabinete, Marcos Peña, fue señalado en distintos medios nacionales por comandar un ejército de cuentas truchas mandadas para insultar y desprestigiar a distintas personas que se habían animado a criticar al presidente por los tarifazos. Entre los más destacados: Sergio Massa y Marcelo Tinelli.
En el manejo de las redes dentro de la política, el macrismo es pionero. Desde su desembarco en la Casa Rosada, un equipo de entre 35 y 40 personas trabaja todos los días para proteger y mantener la imagen positiva del presidente en una repartición novedosa: la Subsecretaría de Vínculo Ciudadano.
Desde una oficina pegada a Plaza de Mayo, el grupo destina este poderoso recurso a difundir los mensajes del jefe de Estado en todos los soportes y a través de todos los canales de Internet existentes: Facebook, Snapchat, Instagram y Twitter, entre otros.
Pero también, otros actores que contribuyen a la estrategia comunicacional de Cambiemos y que hacen el trabajo sucio. Trolls, fakes y bots (o robots) se encargan disparar de manera sistemática contra todo el que atente contra el gobierno.

La agresión que no fue.
El viernes pasado, Maquieyra salió en distintos medios de la provincia y grabó un video que subió a su cuenta de Facebook y a otras redes sociales asegurando que el viernes, durante el acto oficial donde se inauguró una refinería en 25 de Mayo, recibió “agresiones” al igual que su compañera Laura Trapaglia.
Sin embargo, con el transcurrir de las horas comenzó a circular un video con imágenes del momento señalado por Maquieyra y allí no se observa ninguna agresión física. Sí un fuerte reclamo de algunas personas por el papel que cumple el gobierno nacional en la polémica de La Pampa con Mendoza por la obra Portezuelo del Viento. En las imágenes se observa que cuando llega Maquieyra un puñado de militantes del PJ se acerca y una joven le muestra una remera con la inscripción “No a Portezuelo”.