Los vecinos siguen denunciando robos que la policía oculta

EL MINISTERIO DE SEGURIDAD REINCIDE EN LA ILEGAL PRACTICA DE CENSURAR LA INFORMACION

“Ahora me entero que los robos en el barrio se vienen produciendo desde hace bastante tiempo”, dijo aún consternada Marcela Andrada, quien en las primeras horas del domingo último sufrió el despojo de diversos elementos de su domicilio de avenida Circunvalación Santiago Marzo Sur, en la Villa Don Bosco.
Marcela sostuvo que a partir de haber difundido el momento que le tocó pasar por Facebook, pudo conocer -y también por versiones de otros vecinos- que los robos “son una constante en el barrio, aunque mucha gente no denuncia”.
De esa manera abona la teoría de que las estadísticas difundidas por el Ministerio de Seguridad -que estaban reflejando una merma en los hechos producidos- no se ajustarían a la realidad que soportan los santarroseños. Y también ratifica que aún cuando la jueza Adriana Pascual ha dictaminado que la censura informativa de la policía -impuesta por el ministro Juan Carlos Tierno-, es violatoria del derecho humano a la información, se siguen ocultando hechos delictivos que siguen sucediendo.

Cifras falaces.
Marcela Andrada, a su manera, sorteó ese cepo informativo, y a través de la red social Facebook, dio a conocer detalles de la situación que le tocó vivir; a la vez que las respuestas que recibió por decenas, no hacen más que corroborar las falaces cifras que de manera oficial pretenden que el delito en la ciudad está en baja.
Marcela Andrada contó que llegó a su casa cerca de la 1.30 del domingo, y dijo tener la sensación de que los ladrones estaban adentro cuando ingresó su auto al garaje. Los ladrones habían forzado la puerta de entrada con una barreta, y ella supone que la estaban vigilando porque no sale demasiado, y “deben estar controlando en el barrio quién entra y sale de su casa”.
Le llevaron una notebook, una máquina de fotos, algunas alhajas de oro y un reloj Citizen. “Se ve que estuvieron un buen rato, porque revisaban pero no tiraron todo el piso”.

Robos “en todo el barrio”.
En diálogo con este diario dijo que ahora se enteraba que “en todo el barrio se han producido robos, algunos con violencia. Está el caso de un vecino que tiene su dormitorio en la planta alta y una noche días atrás le rompieron la puerta de entrada de su vivienda a patadas. Estaba durmiendo con su mujer y sus hijas en un dormitorio arriba, y cuando escuchó el ruido bajó y vio un tipo que se llevaba un plasma que había comprado no hace mucho… lo corrió hasta la esquina que está a 20 metros y vio cuando se subía a un auto y se iba”, completó.
Marcela agregó que hay un servicio de “alarma domiciliaria” que los vecinos pagan para poder cubrirse de alguna manera, pero pareciera que por ahora ni siquiera eso alcanza para evitar los delitos. “Hay muchos robos en el barrio, es impresionante. Hasta hace algún tiempo había una guardia policial en la placita -está en la cuadra de atrás de su vivienda-, que vigilaba el domicilio de un empresario que había tenido un problema”, agregó. “Pero aún así han entrado a robar en distintos domicilios, incluso con gente adentro”, completó.

“Me llamo Marcela, no Mariela”.
La mujer concurrió ayer por la mañana a la Seccional Tercera para saber qué había sucedido con su denuncia, pero no encontró al oficial y le dieron sólo una copia del inicio de actuaciones, y señaló que le explicaron que “no tuvieron tiempo de pasarla porque tienen mucho trabajo”, lo que estaría dando cuenta que, precisamente, deben concurrir con frecuencia a distintos hechos que se producen. “Ahí consta la fecha del robo, mis datos, pero dice Mariela María Andrada, y yo me llamo Marcela”, sonrió no sin cierto fastidio. No obstante destacó la diligencia que sí mostraron los efectivos de la Brigada de Investigaciones, aunque de sus elementos robados, por ahora, ni noticias. “Sé que pudieron tomar algunas huellas digitales”, amplió.

“Un ministro que nos engaña”
“Es hora de decirle al ministro de Seguridad, (Juan Carlos) Tierno que no hay seguridad alguna, ¡aunque él lo oculte con su negativa de no darle información a los medios! Personalmente me sorprenden tantos robos y me alerta porque algunos llegaron a sufrir hasta seis”, dijo Marcela Andrada.
La vecina santarroseña, en Facebook, mostró su asombro porque hizo la denuncia “en la Tercera, y no sé por qué no le dieron la información a los periodistas. Mañana (por hoy), voy averiguar”, prometió, en tanto lamentaba “una puerta (las de su vivienda, destrozada por los ladrones) que no sirve más y vale muchos pesos”.
“Es para reflexionar la cantidad de robos que sufrieron ustedes, los que me escribieron y los que no lo hicieron,”, se lamentó. Al ministro Tierno le digo que mientras él estaba mirando plantas en la Rural de Santa Rosa, a un metro de mi presencia, en mi casa ya se estaban preparando para robarme… Nos están observando ministro, mientras usted no quiere contarnos y alertarnos que nos cuidemos, que cuidemos nuestra casa, nuestra familia, nuestros ancianos…”.
“La Justicia funciona mal desde hace mucho -siguió- pero no podemos dejarnos arrebatar nuestra privacidad y nuestros logros económicos, mientras el Gobierno de La Pampa quiere hacernos creer que estamos seguros y tiene un ministro que se ocupa en engañarnos, mientras hasta la policía sufre no poder contarnos que estamos inseguros y no poder contar que a ellos también les roban, Gracias a La Arena por todos los que de una forma u otra somos algo más que unos lectores u oyentes!”.
Después se despachó: “Espero que al próximo a quien le roben sea a usted ministro. ¿Y qué pasa con aquellas cámaras que pusieron alguna vez en varios lados, funcionan?”, se preguntó en el final.

Vecinos contra el cepo
Las estrategias para romper el cepo informativo impuesto por el ministro de Seguridad son cada vez más amplias: en los últimos meses los vecinos santarroseños se vuelcan a las redes sociales y el WhatsApp para poder recuperar elementos que les fueron robados o incluso para denunciar modaliddes delictivas.
Es el caso de Miriam, por ejemplo, una vecina de esta capital que denunció el lunes a la noche que le robaron una bicicleta mountain bike. “Amigos, hace un rato me robaron esta bici. Si alguien sabe algo, o se la ofrecen para comprarla, avísenme por favor. Está hecha la denuncia. Gracias”, escribió la mujer en su cuenta de Facebook. En los comentarios de su publicación uno de sus amigos le escribe: “Esta bici es de mi amiga Georgina, a quien también se la robaron hoy…”. Dos robos en menos de un día, juntos en una publicación de Facebook.
Semanas atrás circuló por WhatsApp una cadena que advertía sobre una modalidad delictiva inusitada por estos lares: una banda que operaba con inhibidores de cierre centralizado y que robaba elementos de arriba de los vehículos. En este caso la comunidad se enteró de esta novedosa modalidad por la cadena y no por fuentes oficiales de la Policía de La Pampa que ya estaba trabajando en el caso.
Por otra parte, los resultados de allanamientos en los que se detallan los elementos que fueron secuestrados por comprobarse que eran mal habidos tampoco son enviados a los medios. Esto generó que gran cantidad de vehículos y artefactos electrónicos duerman en las comisarías esperando ser reconocidos.
Pese al fallo de la jueza civil Adriana Pascual que ordenó suspender la censura, la información policial sigue estando restringida y por ende cercenado el derecho de los ciudadanos.

Compartir