Lovera reunió a todos

Los representantes de las cinco centrales sindicales se sentaron a la misma mesa para pedir al Senado Nacional la suspensión de los despidos y el tratamiento de la reducción del impuesto a las ganancias, entre otros reclamos. La reunión es histórica porque nadie, en los últimos años, pudo reunir a todas las fuerzas de los trabajadores nucleados.
Con una expresión unánime de respaldar la gobernabilidad recurriendo a las cámaras legislativas, Hugo Yasky, Hugo Moyano, Antonio Caló, Pablo Michelli y Luis Barrionuevo, como representantes de CGT y CTA, fueron acompañados por Andrés Rodríguez (UPCN), Sergio Palazzo (Asociación Bancaria) y Armando Cavalieri (Comercio), entre otros. También se confirmó la intención de la unificación de la central obrera más numerosa (CGT), que una vez más fue anunciada como posibilidad concreta para el próximo 22 de agosto.
Se destacó también la presencia de los senadores que representan al gobierno nacional, que también acudieron para participar del encuentro, dando un aval contundente al sentido de los pasos de este pedido.

Lovera.
Esta vez fue el Senado de la Nación el escenario que albergó la discusión sobre temas tan acuciantes como la pobreza y el desempleo. Daniel Lovera, estrenó su presidencia con un hecho político trascendente para las centrales sindicales y para el Senado de la Nación.
En el encuentro, Lovera señaló que “hay que declarar ya la emergencia ocupacional. Mi prioridad es ayudar a proteger cada trabajo y a generar nuevos trabajos dignos. Cada trabajo que se pierde condena a una familia a la pobreza. Más desocupación significa más pobreza. Y hoy según la Universidad Católica Argentina 13.000.000 de argentinos son pobres y la gran mayoría son desocupados o precarizados”.
Asimismo, el senador Lovera anunció que promoverá un paquete de proyectos de ley para frenar la ola de despidos; aumentar en forma urgente y clara el salario mínimo, vital y móvil; proponer un sistema para la eliminación progresiva del impuesto a las ganancias al salario (hecho que debe ser atendido, en su primera etapa, por la Cámara Baja); abordar el trabajo informal; fortalecer a las microempresas, pequeños y medianos empresarios, comerciantes y productores.
Finalmente, Lovera señaló que “el Congreso se está convirtiendo en una casa de los trabajadores. Estamos dando los primeros pasos para recuperar la defensa del trabajo como una política de Estado. Por eso, propongo crear una Mesa de Diálogo por el Trabajo Argentino, con la participación de representantes de la producción y el trabajo”.

Síntesis.
El resultado de la reunión se sintetizó en una serie de puntos: “la responsabilidad histórica de reafirmar, desde el Senado, la defensa de los trabajadores, ya que cada trabajo que se pierde es una familia que se condena a la pobreza; la prioridad de saldar las deudas internas, deudas sociales y laborales pendientes en un marco de unidad; dar los primeros pasos para recuperar la acción de defensa del trabajo como política de Estado y declarar la emergencia ocupacional para frenar la ola de despidos con sistemas de protección laboral que los prohíban por un año”.