Murió un anciano en un geriátrico que no estaba habilitado

EN BARRIO FITTE

Un hombre murió ayer a la madrugada en un geriátrico que funciona en el barrio Fitte que, según fuentes de la municipalidad santarroseña, no estaba habilitado. El establecimiento en el que permanecían alojadas seis personas se encuentra ubicado sobre el Pasaje Aguilera al 700 y pese a que en el mes de febrero le habían denegado la habilitación, el sitio comenzó a trabajar igual.
Según comprobó el médico forense que realizó la autopsia, el anciano falleció de causas naturales, no tenía lesiones de ningún tipo ni señales de haber sido maltratado. Después del deceso, fueron llamados al lugar efectivos policiales de la Seccional Tercera, Bomberos, y personal médico que certificó la muerte del paciente. Allí se constató que el lugar no tenía la correspondiente documentación para funcionar como geriátrico y se realizó una inspección. También se labró un acta de infracción que está siendo seguida por el Juzgado de Faltas.
“En términos sanitarios y edilicios el lugar no presentaba inconvenientes, sin embargo no estaba habilitado”, dijo una fuente de la municipalidad consultada por este diario. Y agregó: “Es difícil clausurar un geriátrico porque te encontrás con un problema: ¿qué hacés con los abuelos?”.

Abusos.
No es la primera vez que el “geriátrico” Nuestra Señora de Fátima pasa por estas páginas: el 25 de diciembre pasado, entre las 8 y las 8.30 de la mañana, una joven enfermera de 24 años que cumplía funciones en el lugar fue acosada y abusada sexualmente por un joven de 25 años, identificado como Adrián Alejandro Sarandón. Por entonces, el lugar era regenteado por otros dueños. Sarandón fue condenado por la justicia provincial el año pasado a la pena de 20 años de prisión por la violación en el asilo y por otro hecho similar que cometió en el barrio Esperanza.

Compartir