“No hay intimación a otros periodistas”, dice Dittler

LA SITUACION DE URBAN ES DECISION DE RTA

“No tenemos otras comunicaciones que puedan afectar al personal de nuestra emisora; y según nos explicaron desde la gerencia de Recursos Humanos de Radio y Televisión Argentina, el caso de (Javier Alejandro) Urban tiene que ver con una supuesta incompatibilidad por tener trabajo en dos reparticiones del Estado”, expresó Germán Dittler, actual director de Radio Nacional Santa Rosa.
Dittler, que hace pocas semanas asumió su cargo, descartó que se trate de “una persecución política contra el periodista”, y especuló en todo caso que la decisión de la dependencia que emitió la carta documento que lo intima a optar entre Radio Nacional y su cargo en la Legislatura provincial tiene que ver con una mirada desde la central de la emisora “que no discrimina entre Estado nacional, provincial y municipal. En este caso se considera que el Estado es todo lo mismo”, agregó.

La intimación.
Cabe recordar que este diario informó el pasado lunes que “al menos un periodista de Radio Nacional Santa Rosa fue intimado en las últimas horas a decidir entre el cargo que tiene en la emisora, y su puesto como empleado de la Legislatura provincial”.
La noticia señalaba que Javier Alejandro Urban, quien se desempeña como empleado de planta permanente de Radio Nacional desde 2008, recibió con fecha 20 de septiembre una carta documento firmada por el gerente de Recursos Humanos de la central, Facundo F. De Olivera. Allí textualmente se leía: “Se lo intima en los términos de los artículos 16 y 18 del decreto 8566/1961, a optar entre el cargo que ocupa en Radio y Televisión Argentina S.E. Unidad de Gestión Radio Nacional, y el cargo en la Honorable Cámara de Diputados, dentro del plazo improrrogable de cinco días laborales, a partir de la notificación de la presente intimación. Vencido el plazo, de no haberse materializado la opción en forma documentada se requerirá su cesantía. Queda usted notificado”.

Sigue trabajando.
Lo cierto es que Urban a través de un abogado resistió la intimación, y continúa trabajando en la radio. Entre los argumentos que esgrime está que en 2012 -cuando la dirección estaba en manos de Yolanda Garófalo- sucedió exactamente lo mismo, y allí se determinó que para la intimación se apelaba a un decreto nacional de 1961 (gobierno de Arturo Frondizi), que luego quedaría desvirtuado por un Convenio Colectivo de Trabajo de 1975.
Consultado por LA ARENA Urban sólo había indicado que esperaba “que no se trate de una persecución política”, en obvia alusión a sus opiniones vertidas al micrófono que lo mostraban entusiasta adherente al kirchnerismo.

No hay más intimaciones.
Como no es el único periodista alineado políticamente así, se le hizo la consulta al director de la emisora, quien descartó esa posibilidad. “Por lo que nosotros creemos nadie corre peligro de perder su trabajo por como piensa. En este caso se trata de una cuestión casi administrativa, porque hoy en día es fácil advertir si existen incompatibilidades u otro tipo de anomalías”, juzgó.
Señaló que en su caso no tuvo “participación alguna” en la carta documento que le llegó a Urban, y que era una “decisión exclusiva de Recursos Humanos” de la Radio y Televisión Argentina que sólo le fue comunicada con posterioridad.
“Urban sigue trabajando, porque no sé si habrá recurrido o no; pero nosotros no tenemos ninguna orden de que no lo haga”, concluyó.

Compartir