“Nos sacan el pan de nuestros hijos”

ENOJO POR CAMBIOS EN ESTACIONAMIENTOS

“Cuando llegamos vimos que están pintando los cordones, que los autos particulares no van a poder estacionar más acá… y así nos sacan nuestro laburo: con esto nosotros podíamos llevar el pan a nuestros hijos. No es humano lo que hacen”, dijo Lucas, uno de los casi 30 lavacoches que se mueven en derredor de la plaza San Martín.
Algunos “trapitos” que habitualmente lavaban autos frente a la Catedral se mostraron contrariados por los cambios instrumentados desde el municipio. Advirtieron que no sólo les sacan el lugar, sino que hubo una dosis “de maldad, porque arrancaron las canillas de donde sacábamos el agua, sacaron los carteles de estacionamiento, y además nos rompieron los baldes que usamos, y que cada noche dejábamos en la plaza”, se quejaron.

“La comida de nuestros hijos”.
Carlos, otro “trapito” que habitualmente lava en la plaza, dijo que “ya directamente no podemos hacerlo más… nos sacaron el trabajo con el que le llevábamos la comida a nuestros hijos. Todos tenemos hijos, y con esto que hacíamos manteníamos nuestras familias: con lo que conseguimos trabajando de esto podemos pagar el alquiler, la luz, el gas… pago todo con esto y con estas medidas me están arruinando. No podemos lavar más, nos arrebataron todo; no queremos ir a una situación más complicada, pero si no se arregla me van a obligar a instalarme con mis hijos y mi mujer en una carpa… porque esto lo hacemos desde hace 15 años por necesidad”, indicó Marcos.

Clientes fijos.
Otro “trapito” señaló que son más o menos unos 30 que “nos quedamos sin trabajo. Por ejemplo hoy está lloviendo, pero nosotros tenemos clientes fijos, que hoy nos ayudan pagándonos adelantado y mañana o pasado nosotros les lavamos el auto”.
Coincidieron en señalar que “nunca nos avisaron lo que iban a hacer… este es el intendente que tenemos. Tenemos mucha impotencia”, completaron.
“Lo único que queremos es laburo… no queremos otra cosa, porque si te dan una bolsa de comida te dura dos días y después qué hacés”, se lamentó otro.
Finalmente descartaron la posibilidad de irse de la zona en la que hasta ahora hicieron su tarea: “Porque nos corren de todos lados… imposible ir a La Anónima, o a Chango Más. Este es nuestro lugar, y además todos los demás ya están ocupados”, dijeron.