Nueva movida en la UCR

ALMUERZO EN SANTA ROSA

En tanto desde algunos sectores del radicalismo provincial se muestran deseosos de terminar sus relaciones con Propuesta Federal, otros referentes ratifican “somos Cambiemos, y ahí tenemos que trabajar”.
Las notorias diferencias se van poniendo de manifiesto en distintas cuestiones, tanto en las que pasan en el ámbito legislativo, como en otro tipo de acciones, palabras y declaraciones que se entrecruzan entre los que piensan de una u otra manera.
Se sabe que algunas personas con peso dentro del centenario partido han salido a batir el parche y a señalar que no se sienten representados con el Gobierno nacional, y obviamente con Cambiemos, y que el camino debe ser el de la UCR por un lado y el PRO por el otro.
Pero lo cierto es que en esa lógica -en la que se anotan, entre otros el diputado nacional Francisco Torroba, y el presidente de la bancada en diputados, Ricardo Consiglio-, tiene disidentes que también se hacen escuchar.

¿Cambiemos, sí o no?
Hace algunos días fue el intendente de Santa Rosa Leandro Altolaguirre el que se mostró cerca de Carlos Javier Mac Allister -secretario de Deporte de la Nación, y principal espada del macrismo en la provincia-, aparentemente con la intención de armar una mesa de gestión para volver a la integración que entre ambos sectores significa Cambiemos. Se habló y se intentó invalidar lo que algunos consideraron era nada más que una movida mediática.
A escaso tiempo que esa reunión se produjera en Toay, una nueva acción estaría ratificando que en el radicalismo no todos creen que la alianza con el PRO está definitivamente acabada. Mac Allister -que al principio dejó correr como viable esta posibilidad-, dijo que él era orgánico y que hará lo que la conducción decida; y que estaba “dispuesto a construir, mientras otros quieren destruir”.
Fue el prolegómeno de una nueva movida en la UCR, porque ayer a mediodía más de una decena de jefes comunales de ese partido político se reunieron en el Salón Azul de la Municipalidad de Santa Rosa, donde compartieron un almuerzo y conversaron -además de temas de la gestión- obviamente de cuestiones políticas.

Los que estuvieron.
Jefes comunales que responden al radicalismo se reunieron ayer en un almuerzo en la capital provincial, y si bien no habrían sido convocados por el propio Altolaguirre, fue éste el que ofició de anfitrión. Entre algunas caras conocidas se pudo advertir a Hugo Kenny (Victorica), Francisco Traverso (Intendente Alvear), Emilio Soncini (Monte Nievas), Oscar “Tino” Flores (Alta Italia), Héctor Delahaye (Anguil), Roxana Lercari (Realicó), Celestino Folmer (Mauricio Mayer) Daniel Marcantonio (Parera), y José Galloti (Bernardo Larroudé). Días atrás también hubo un encuentro, y esa vez participó Mariano Roth (Guatraché), que también está cerca del grupo igual que otros intendentes radicales que ayer no llegaron por distintas circunstancias.

El temario.
¿De qué hablaron? Naturalmente no estuvo fuera de la charla la cuestión interna del radicalismo -y lo que publicó LA ARENA ayer, acerca de las diferencias e inminente escisión en la Línea Blanca-; pero mucho del tiempo los jefes comunales lo ocuparon en temas que tienen que ver con la gestión al frente de sus respectivas administraciones.
Los trámites que lleva adelante Altolaguirre en Buenos Aires, ante distintos organismos, la forma de abordarlos, fueron motivo de consultas. Es que el problema de los municipios es común, la falta de fondos, y cómo obtenerlos es el gran dilema.
No hubo quejas exacerbadas en cuanto a los envíos de fondos desde el gobierno provincial, pero advirtieron los presentes que si Carlos Verna no puede satisfacer promesas de campaña con intendentes de su propio partido -porque los números de Hacienda están demasiado justos-, no cabría esperar que pueda asistir a quienes responden a otro signo político. Una preocupación tuvo que ver con las viviendas sociales, y en ese sentido se comprometieron a acompañar al gobernador para gestionar en Capital Federal que se otorguen cupos para nuestra provincia.

Compartir