Otro auto terminó en el agua

CINCO ADOLESCENTES SE SALVARON DE MILAGRO EN LA RUTA 35

El siniestro fue protagonizado por cinco jóvenes que iban de Realicó hacia Embajador Martini. El conductor, que no contaba con el carné de conducir, dijo que se había quedado dormido y se despistó.
Cinco jóvenes se salvaron de milagro luego de protagonizar un siniestro vial en la ruta nacional 35 a la altura del kilómetro 473, a escasos metros con el empalme de la ruta provincial 2. El vehículo en el que viajaban terminó con las cuatros cubiertas hacia arriba, dentro de la banquina anegada.
Uno de los involucrados en el siniestro, un chico menor de edad, resultó con una fractura de clavícula. En el hecho intervino la Fiscalía de Delitos contra las Personas de General Pico ya que el conductor de 18 años, de apellido González, no estaba habilitado para conducir. Fuentes policiales confiaron que los jóvenes salieron del auto por sus propios medios y sus vidas no corren peligro.
El hecho se registró en horas de la madrugada de ayer cuando cinco jóvenes de la comunidad boliviana (uno de ellos mayor de edad, los restantes menores de entre 14 y 16 años) oriundos de la localidad de Embajador Martini, transitaban por la ruta 35 en sentido norte-sur y, en el kilómetro 473 se produjo el despiste del auto, un Volkswagen Gol Trend.
Según trascendidos, el auto en el que viajaban los chicos pertenece a un muchacho mayor de edad que se lo habría prestado al hermano. Se desconoce si él sabía que iban a viajar hacia Realicó, teniendo en cuenta que el conductor no contaba con los documentos correspondientes.

Se quedó dormido.
Una fuente policial consultada por LA ARENA, indicó que “el propio conductor del auto le dijo a uno de los uniformados, que arribó primero al lugar, que se había quedado dormido”, por lo cual no pudo impedir cruzarse el carril y detener el vehículo que luego del despiste terminó con las cubiertas hacia arriba y sumergido en la banquina anegada.
El lugar de los hechos se encuentra completamente inundado producto de las precipitaciones registradas en abril, lo cual el siniestro podría haber sido una verdadera tragedia. Afortunadamente los jóvenes salieron del habitáculo por sus propios medios y están fuera de peligro. Sólo uno de ellos resultó con golpes que le provocaron la fractura de una clavícula.
En el lugar trabajaron policías de Embajador Martini, Alta Italia (llevó adelante las actuaciones) y Realicó. También estuvieron presentes dos equipos de Bomberos Voluntarios y varias ambulancias.