Pedido por el manejo de los caudales

El diputado Jorge Lezcano pidió que pampeanos y mendocinos coordinen el manejo interjurisdiccional de los caudales de los ríos Desaguadero-Salado y Atuel. En un proyecto de resolución el legislador del PJ dice que de esa manera se evitarían “las catástrofes ambientales y humanas originadas por la ausencia de políticas al respecto, siendo La Pampa la principal afectada tanto por la carencia total de los caudales, como por la liberación irrestricta de los mismos”, desde Mendoza.
Por eso quiere dirigirse al presidente de la Cámara de Diputados de Mendoza para que interceda ante la Superintendente de la Dirección General de Irrigación de la provincia cuyana -cargo designado con acuerdo legislativo-, con el objeto de arbitrar las medidas que nos permitan a mendocinos y pampeanos” avanzar en la coordinación de caudales de esos cursos de agua.
Lezcano argumenta que ante “los recientes sucesos acaecidos en territorio pampeano con la llegada intempestiva de caudales importantes a través del cauce del río Atuel por su brazo conocido como Arroyo de la Barda y al mismo tiempo por el cauce del río Salado-Chadileuvú” es que solicita la intervención de los legisladores mendocinos. “Específicamente pedimos intercedan ante la máxima autoridad hídrica el superintendente de aguas de su provincia, ya que su designación contó la autorización de esa Cámara”.
Refiere también “al insigne legista mendocino Guillermo J. Cano, una autoridad indiscutible en Derecho Hídrico y a la sazón el primer secretario de Recursos Hídricos de la Nación, cuando escribe que todos los ríos mendocinos son interprovinciales, a excepción del pequeño río Malargüe”.
Agrega Lezcano que en base de esa aseveración histórica plantea “la necesidad urgente de coordinar el manejo de las descargas de los ríos: Mendoza, Tunuyán, Diamante y Atuel. Este año hidrológico en que la corriente del Niño influye fuertemente sobre las precipitaciones pluviales y nivales de la cordillera cuyano-neuquina, vemos en los informes hidronivometeorológicos de la DGI, un gran acopio de nieve, que sin duda ya ha llenado los diques y embalses de los citados ríos y que derramaran hacia territorio pampeano”.

Compartir