Piden auditar balances de David Bravo

EL CONCEJO DELIBERANTE DE 25 DE MAYO RECHAZA RENDICIONES DE LA GESTION ANTERIOR

El jueves próximo los concejales de la ciudad del suroeste provincial avanzarían con un proyecto que prevé la convocatoria a una auditoría externa ante el cúmulo de irregularidades que dejaron los gobiernos de David Bravo, entre 2007 y 2015.
Las autoridades actuales de la Municipalidad de 25 de Mayo están trabajando en la elaboración de un proyecto de ordenanza por el cual el Ejecutivo local rechazará los balances y rendiciones mensuales de cuenta presentados por el ex intendente David Bravo durante su último mandato, es decir, entre los años 2011 y 2015.
En la localidad ubicada al suroeste de la provincia es vox pópuli que las autoridades veinticinqueñas actuales, encabezadas por el intendente Abel Abeldaño, vienen observando desde que se hicieron cargo del municipio, en diciembre de 2015, una larga lista de vicios e irregularidades que alcanzarían para imputarle al ex jefe comunal graves delitos.
Esto incluye el faltante de documentos que acreditan erogación de dinero público; sobreprecios pagados en licitaciones viciadas de nulidad; compras directas direccionadas; pagos de facturas por servicios prestados que no pertenecen a la actividad del proveedor e innumerables faltas de certificaciones. En ese sentido, consideran sumamente necesario no solo el rechazo a los balances y rendimientos, sino realizar una auditoría externa.
Los concejales de 25 de Mayo, conforme al Artículo 46º de la Ley 1597, Orgánica de Municipalidades y Comisiones de Fomento, que da poder a cuerpos deliberativos para fiscalizar y aprobar las cuentas de la Administración Municipal, avanzarían el jueves de la semana próxima en la sanción de las iniciativas que dispongan ambas medidas.
David Bravo llegó a la intendencia de 25 de Mayo en el año 2007, con el respaldo del vernismo pero a través de una junta vecinal, denominada Movimiento Popular Veinticinqueño. Envuelto en innumerables causas judiciales, mayormente ligadas a su desempeño en la función pública, su poder se fue resquebrajando hasta que en 2015 perdió sorpresivamente las elecciones con Abeldaño, del Partido Justicialista, quien sacó 2.272 votos contra los 1.500 del bravismo.
Desde su asunción en el cargo, Abeldaño no ha parado de hacer referencia a las situaciones irregulares que dejó la gestión de su antecesor, algunas de ellas ya denunciadas ante la Justicia por concejales opositores que fueron contemporáneos de aquellas dos gestiones.
En febrero último se conoció que la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó la condena contra Bravo a siete meses de prisión en suspenso y 14 meses de inhabilitación para ejercer cargos públicos por el delito de abuso de autoridad, en este caso, por su polémica decisión de habilitar irregularmente un cabaré.

Compartir