Piden por Secretaría de Culto

Los diputados del Frepam y el PRO criticaron al gobierno y quisieron pedir informe por la demora en la puesta en marcha de la Secretaría de Culto, que fue creada por ley en 2016, pero el PJ frenó el tratamiento.
En la comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados, se generó ayer un fuerte debate entre los legisladores provinciales del oficialismo y de la oposición por la creación de la Secretaría de Relaciones Institucionales y Culto, que incluso tiene presupuesto, pero todavía no comenzó a funcionar.
La cuestión surgió en medio de la aprobación de un proyecto del diputado Daniel Robledo (Pueblo Nuevo), por el que se instituye el 31 de octubre de cada año como Día Provincial de las Iglesias Cristianas Evangélicas y de la Reforma Protestante, cuando la diputada Patricia Testa (Frepam) pidió que se trate un pedido de informe al Ejecutivo sobre la demora en la puesta en marcha del área provincial.
Incluso, mencionó que desde el gobierno le respondieron por nota que el pedido debía ser aprobado primero por la comisión y la Legislatura en sesión ordinaria para recibir la contestación oficial, por lo que Testa decidió llevar el tema a la comisión de Legislación General.
La respuesta del oficialismo fue bloquear el tratamiento del tema, porque “no estuvo consensuado en el bloque”. En la oposición, el radical Abel Sabarots se quejó por la situación y manifestó que “es una falta de respeto” por la Secretaría de Culto que fue creada por ley -por unanimidad-, con tratamiento legislativo previo pero no funciona.

El presupuesto.

Por último, los legisladores opositores señalaron que esa dependencia tiene presupuesto propio, a lo que el justicialista Ariel Rauschenberger afirmó que esos fondos no se destinaron a otras áreas, sino a cubrir déficit del mismo presupuesto de la provincia.
La Secretaría de Relaciones Institucionales y Culto fue creada por ley 2973 en diciembre del año pasado. Todavía no está en funcionamiento. Según la normativa, esa dependencia demandaría la creación de dos cargos para funcionarios de la jurisdicción, un cargo de secretario de Culto y un cargo de secretario privado.
El área, según consta en los fundamentos de la legislación provincial, busca “generar un nexo entre el Estado y las instituciones religiosas, en forma exclusiva y coordinada, garantizando con ello un tratamiento más eficiente de los temas que puedan encontrarse vinculados a la temática específica”.