Plaza no va al Concejo y le labran 45 actas mensuales

“El reclamo más generalizado de los usuarios del transporte público de pasajeros, es el incumplimiento del horario en los recorridos”, puntualizó la concejal justicialista Liliana Robledo, quien ayer participó de una reunión de la comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante, a la que no concurrió la empresa concesionaria del servicio, Grupo Plaza, a pesar de que había sido invitada por tercera vez. La edil agregó que si mantiene la postura de no asistir, “dependerá del Departamento Ejecutivo tomar una decisión, ya que nosotros somos un organismo de contralor y no tenemos injerencia en la decisión”.
Robledo explicó que “mantuvimos una reunión que esperábamos hace tiempo y que se venía dilatando porque augurábamos la presencia de la autoridades del Grupo Plaza. La empresa fue invitada en tres oportunidades a participar de la comisión, por las mismas quejas de hoy, aunque no han concurrido”, aseguró.
Igualmente, recalcó que se habló de los reclamos por la falta de cumplimiento del horario de recorrido y “los funcionarios explicaron las medidas que están implementando; se labran en promedio unas 45 actas al mes desde que inició esta gestión”. Para la próxima semana se planteó el compromiso de aclarar el resultado de cada una de ellas: si la empresa realizó el descargo que corresponde o si fueron abonadas al municipio; ya que cada una de ellas tiene un costo.
La concejala reflejó que “se labran actas y después la empresa hace su descargo, en cuanto a las que han seguido la vía legal, las iban a traer en la semana siguiente: el estado de cada una, cuántas se hicieron efectivas y cuánto se recaudó en el municipio”. Si la empresa continúa sin dar sus razones para las deficiencias anunciadas, la edila señaló que la decisión deberá ser tomada por el ejecutivo municipal, ya que “(la comisión) somos un organismo de contralor y no tenemos injerencia en la decisión”, puntualizó.
Aclaró que está pendiente el pedido de informes, solicitado la pasada sesión del Concejo Deliberante, que fuera votado por los doce concejales, y “en la sesión pasada comprometí al presidente del Concejo (Angel Baraybar) a que los reclamara al Ejecutivo”.

Coopeplus.
La concejala Robledo también respondió sobre algunas versiones que apuntaron a que el municipio estaría buscando “el desgaste” de los trabajadores de la cooperativa que se formó para desarrollar el trabajo de reciclado, en el relleno sanitario. Robledo insistió en que “no estamos apostando al desgaste. Desde el municipio se le dieron todas las condiciones para que ellos trabajen, vendan la basura al 100 por cien y la dividan entre ellos. El municipio no entra en el rédito económico, les pagamos seguros para que trabajen tranquilos y se establecieron las mínimas condiciones de seguridad e higiene”.
Aseguró que hay mucho que mejorar, pero consideró que la entidad municipal respondió a las inquietudes planteadas por este colectivo de trabajadores y “se llegó a buen puerto cuando se firmó el convenio”.

Larrañaga.
La edil peronista también explicó los fundamentos de las últimas declaraciones del jefe municipal sobre la falta de dinero para “la gobernabilidad”. Robledo, pese a reconocer que no maneja las cuentas, dijo que “entiendo sus declaraciones y creo que habló desde la prudencia; en realidad se está gestionando pero no con obras grandilocuentes como para lo que espera el vecino, por eso creo que va más por el tema del reacomodamiento y discutir cada tema, que cada cosa que se haga tenga principio y fin. Hay prioridades en esta gestión”, aseguró.
También respondió a las últimas declaraciones del ex intendente Francisco Torroba, y remarcó que con los fondos de la soja, “se decidió equipar el municipio de instrumental para arreglos de calles. Hay prioridades, expresó, hemos destinado el poco dinero que hay para maquinaria ya que el parque automotor era desastroso”. Y finalmente aseguró que la fuente del Centro Cívico se pondrá en funcionamiento con fondos de la provincia.