Policías deben pagar

POR ARMAS QUE LES ROBARON

Tres miembros de la Policía de La Pampa debieron reintegrarle al Gobierno sumas de dinero en concepto de bienes que les fueron robados, perdidos o dañados. Los efectivos incumplieron el Artículo 58 de la Norma Jurídica de Facto que rige a la fuerza, y fueron declarados responsables de haber ocasionado “el deterioro, destrucción o pérdida del uniforme, armamento o equipo, prendas y demás bienes de la Institución o no ejercer su debido control sobre los existentes en la jurisdicción o dependencia a su cargo”.
Por ese motivo, el subcomisario Néstor Figuerero deberá pagar $8.471,72 por la desaparición de su arma reglamentaria (lo pagará en 10 cuotas mensuales de 847 pesos) al igual que el cabo Walter Cabrera que también deberá pagar diez cuotas hasta completar el valor de su pistola 9 milímetros, $ 8.307,95.
El tercer caso tiene como protagonista al Comisario Mayor Fabio Girabel, ex jefe de la Alcaidía que se fue enfrentado con el Ministro de Seguridad Juan Carlos Tierno. En este caso el objeto en litigio no es un arma sino un celular viejo. Se trata de un Samsung -modelo Keystone- que Girabel optó por abonar en una sola cuota de $ 349,30 en concepto del perjuicio patrimonial para el Estado.

A tener en cuenta.
Estos tres casos están descritos en el último Boletín Oficial publicado el 2 de diciembre pasado. Algunos datos interesantes se desprenden: 1) En este momento hay dos armas reglamentarias circulando en el mercado negro o a manos de delincuentes. 2) Los policías son los únicos servidores públicos que parecen obligados a responder sobre los materiales con los que trabajan a diario y que, además, reciben de reponer los bienes reciben sanciones disciplinarias. 3) ¿Cuánto fue el costo burocrático que conllevó el expediente por un teléfono que cuesta menos de 350 pesos?