Preocupación de la Cámara de Comercio

La Cámara de Comercio, Industria y Producción de La Pampa hizo ayer pública su preocupación que ante las verificaciones que viene realizando la AFIP-Delegación Santa Rosa sobre la existencia de las terminales de transferencia electrónica para operaciones con tarjeta de débito en todas las actividades empresariales, que se encuentran enmarcadas dentro de un Decreto de Necesidad y Urgencia dictado en el año 2001, cuando Domingo Cavallo era ministro de Economía de la Nación.
Ante el labrado de las actas respectivas, la entidad recomendó a sus asociados comunicarse inmediatamente con asesores contables y, “si fuera de su interés, acercar a la institución una copia del acta respectiva”.
En un comunicado de prensa difundido ayer, la Cámara aseguró que se encuentra “ocupada y preocupada por las consecuencias futuras que esta medida pueda ocasionar a un sector del comercio, pero especialmente a los empresarios más pequeños, por el alto costo de implementación y mantenimiento que estos sistemas electrónicos conllevan y que terminan beneficiando a las empresas monopólicas que los comercializan y al sistema financiero que percibe sus abultadas comisiones”.

Gestiones.
Asimismo la Cámara de Comercio informó que está realizando acciones conjuntas con cámaras colegas de la provincia, con CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) y CGE (Confederación General Económica de la República Argentina) ante la AFIP (Administración Central) para lograr que esta medida “sea dejada sin efecto, ya que nunca se aplicó desde su creación (año 2001) y no es el momento adecuado para ello por la pérdida de rentabilidad, caída de las ventas y alta inflación que sufren los pequeños y medianos comercios”.
Finalmente, la entidad aconsejó “no precipitarse en la incorporación de estas terminales para tarjetas de débito, al menos hasta que avancen las negociaciones que se llevan a cabo”.
“En esta instancia se incluirá la delimitación de los sujetos a los cuales se les debe aplicar la medida, como también lograr una sustancial reducción en los costos de aplicación de esos sistemas que hagan viable su utilización”, señaló finalmente la entidad.