Probation a una mujer

ROBO JUNTO A UN MENOR

El juez de control Néstor Daniel Ralli, por intermedio del procedimiento de juicio abreviado, declaró la autoría material y la responsabilidad penal de un menor respecto del delito de robo simple en grado de tentativa. Además dispuso remitir una copia de la sentencia al Juzgado de la Familia y del Menor de la I Circunscripción Judicial.
En el legajo se probó que el imputado, que al momento del hecho (11 de julio de 2015) tenía 17 años y hoy tiene 19, ingresó a una vivienda de la calle Selva Sur, “junto a otra persona de sexo masculino”, y tras forzar una venta del frente sustrajo “un televisor LED de 32 pulgadas, una notebook del programa Conectar Igualdad con cargador, y una frazada”. Luego se fugó a pie y fue interceptado por personal policial en un domicilio de la calle Pasaje Bravo con los objetos descriptos. Ello ocurrió a las 19 horas.
El abreviado fue convenido entre el fiscal Carlos Ordas, la asesora de Menores, Graciela Massara, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y el propio menor, un lavacoches que admitió su culpabilidad.

Mujeres.
En un principio la investigación involucró también a dos mujeres, Eva Clarisa Montenegro y Claudia Beatriz Alvarez, quienes estaban en la casa donde fue aprehendido el menor. A ellas se las formalizó por los delitos de lesiones leves calificadas por haber agredido a personal policial, provocando “una herida cortante en el dedo anular de la mano derecha” a una sargento.
Un informe médico constató que la policía sufrió “una contusión con edema en el cuero cabelludo, otra con escoriación en la región nasal y una herida cortante en la segunda falange del dedo anular de la mano derecha y contusión con escoriación en región nasal”.
Montenegro, de 25 años, por pedido de Ordas, fue sobreseída por Ralli el 3 de marzo. Con relación a Alvarez, de 29 años, la fiscalía aceptó un pedido de suspensión de juicio a prueba (probation), y Ralli le otorgó el beneficio por un año.
Durante ese lapso la mujer no deberá cometer nuevos delitos y tendrá que cumplir con las siguientes reglas de conducta: fijar domicilio, comparecer mensualmente, abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas, y realizar 48 horas de trabajo no remunerado en favor de la comunidad en la fundación Fundalum.