Productores piden ayuda

PERAS Y MANZANAS, EN SU "PEOR CRISIS"

El Gobierno volvió a negociar hoy con productores de peras y manzanas de la Patagonia para acordar una política de subsidios, sin ponerse de acuerdo en medio de la “mayor crisis en la historia” del sector. Según trascendió, la Casa Rosada ofreció 50 millones de pesos cuando los frutícolas piden 92 millones de dólares.
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, se había comprometido a este jueves a las 15:00 continuara el trabajo con los productores de frutas del Alto Valle de Río Negro y Neuquén para llegar a un acuerdo en las estrategias de intervención estatal que permitan impulsar al sector.
“Hemos mantenido reuniones toda esta semana. Tenemos diferencias desde el punto de vista de las estrategias de intervención por parte del Estado nacional y los estados provinciales. Vamos a seguir trabajando en el día de hoy”, dijo.
El jefe de ministro indicó que todavía hay diferencias en cuanto a las herramientas o instrumentos más eficaces para intervenir, después de que el Gobierno diera a conocer “una multiplicidad de opciones y soluciones” a los productores.
La oferta de Nación es rechazada por sector frutícola ya que prometió subsidios por 50 millones de pesos, créditos a tasas preferenciales y la posibilidad de subir reintegros.
En todo momento, siguen las gestiones pero en la informalidad, por lo que reina la incertidumbre con el agravante de que esta mañana ya hubo un lento arranque de la cosecha de pera Williams, pero en la mayoría de las chacras hay fruta chica.
Los chacareros del Alto Valle quieren 92 millones de dólares para aportes, beneficios impositivos, devolución de retenciones y solucionar la situación para que no se repita el próximo año.

Más grave.
Jorge Figueroa, titular de la Federación Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, manifestó que el sector “está atravesando la crisis más grave de la historia de los valles”.
Los productores le pidieron al Gobierno nacional una ayuda financiera para poder cosechar en forma urgente la producción de esta temporada , dado que no están en condiciones de “trabajar a pérdida”.
Datos del sector indican que esta actividad genera 74.000 empleos directos en ambas provincias y hasta un 60 por ciento del gasto anual que realizan los productores se destina al pago de salarios.
Según la Secretaria de Fruticultura, a lo largo de 2015 se cosecharán 863.676 toneladas de manzanas y 789.469 toneladas de peras, lo que significaría una expansión del 5 por ciento respecto de 2014, pero sobre lo que no hay certidumbre es sobre el precio.

Escenario complejo.
El escenario es complejo: Rusia, uno de los grandes clientes, devaluó el rublo y lo mismo pasó en la Unión Europea, mientras que los competidores en la producción, Chile, Nueva Zelandia y Sudáfrica, también retocaron su tipo de cambio para no perder competitividad.
Por otra parte, el sector se encuentra en negociaciones de paritarias con los gremios de trabajadores rurales y del empaque mientras que la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados no hubo propuesta de mejora salarial para la temporada, hasta ahora.