Quieren plantar alfalfa en La Puntilla

EL GOBIERNO BUSCA RECUPERAR LA PRODUCCION EN LA ESTANCIA "LA BUENA FE"

Hace un par de décadas, el productor Carlos Lucero obtuvo generosas cosechas con agua del río Atuel. Una crecida hizo naufragar el intento. Ahora, desde el gobierno quieren recuperarlo y mostrar que la zona es cultivable.
En un proyecto productivo con fuerte contenido político en el contexto actual, el gobierno provincial está trabajando a paso firme para volver a sembrar alfalfa en la estancia La Buena, en la margen izquierda del río Atuel, cerca del paraje La Puntilla. En la semana, los funcionarios y técnicos definirán cuestiones operativas como cantidad de superficie a sembrar y la infraestructura necesaria. La intención es sembrar cuanto antes y, si todo avanza a buen ritmo, cosechar a fines del verano. En este lugar ya hubo un emprendimiento exitoso hace un par de décadas.
“Ya hablamos con varias personas y estamos todos muy entusiasmados”, comentó ayer el secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, al compartir su alegría por el proyecto en marcha. Esas personas son el productor Carlos Lucero, encargado de la estancia La Buena Fe y ferviente militante de la causa del río, y los responsables de la Dirección provincial de Agricultura y técnicos de la Universidad Nacional de La Pampa, entre otras. “En esta semana vamos a generar una reunión acá en Santa Rosa, y después otra allá, en la estancia”, anticipó.
El sustento fáctico de la idea es que el río Atuel sigue ingresando caudaloso a la provincia -aunque halla mermado un poco-, que su agua es de buena calidad para riego, y que no se cortará en los próximos meses sino que, por el contrario, quizá vuelva a aumentar su escorrentía. “Estamos viendo que en Mendoza ya empezaron a regar y aún así entran 10 metros cúbicos por segundo”, señaló Schlegel. “Los diques Los Nihuiles están llenos y aún no empezó la temporada de deshielo”, abundó. “Nuestra previsión es que vamos a tener agua durante los próximos meses, y no descartamos una nueva crecida cuando empiece el derretimiento en la cordillera”.
En este momento, el Atuel ingresa con un tenor salino de 1,4 a 1,6 gramos por litro, lo que lo ubica dentro de los valores para hacer riego.

Sustento político.
El sustento político de la idea es que “el gobierno tiene que generar la acción para aprovechar nuestros ríos ahora que los tenemos”, sostuvo Schlegel. “Apuntamos a demostrar que si no hay producción es porque no tenemos el agua y no porque no querramos hacerlo, como dicen algunos. Vamos a mostrar cómo nos desarrollaríamos si tuviéramos el río, y si Mendoza lo corta y no podemos avanzar… se va a confirmar lo que tantas veces dijimos, que es Mendoza la que frena nuestro desarrollo. Nosotros tenemos que hacer la tarea”.
La superficie a cultivar no está determinada aún pero Schlegel estimó entre 10 y 30 hectáreas. En la estancia La Buena Fe hubo varias cosechas consecutivas años atrás pero ahora no hay nada y es necesario preparar la tierra desde cero. La idea de Schlegel es comprometer en el proyecto a los municipios de Algarrobo del Aguila y de Santa Isabel para que se identifiquen con él y lo apoyen.
“Cuando nos reunamos en la semana, vamos a definir detalles como, por ejemplo, cómo va a ser la toma de agua. Estamos pensando en un azud que levante el pelo de agua y permita derivar una parte del caudal hacia un canal de riego”. El cultivo a implantar sería alfalfa.

Experiencia exitosa.
La idea de los equipos técnicos recupera un proyecto que existió en este paraje y que avanzó a buen ritmo hasta que una crecida del Atuel arrasó con la precaria infraestructura que Carlos Lucero había armado para contener el agua del río. Aún hoy puede verse, tapado en parte por tamariscos y renovales, los restos del pequeño embalse que levantó el productor y que fue el alma del proyecto. Un año en que Mendoza largó el agua sin avisar y en gran volumen, rompió la pared y abortó la iniciativa.
La intención ahora es poner en producción la misma superficie que Lucero sistematizó y cultivó durante varios años.

Reunión por la laguna.
El secretario Schlegel confirmó que el martes habrá una reunión multipartita para mejorar la gestión y uso de la laguna Don Tomás, donde el monitoreo permanente detectó un incremento de bacterias fecales producto de la descarga de líquidos cloacales sin tratamiento. “Queremos definir la estrategia en conjunto”, remarcó. Además de personal técnico, se convocará a ONGs y al Club Náutico. El nivel actual de Escherichia coli permite ingerir los peces obtenidos en la laguna, pero se debe tener cuidado con su manipulación, indicó el secretario.