Rechazan la instalación de central nuclear

La central nuclear que se pretendía instalar en la provincia de Río Negro fue rechazada finalmente por el gobernador Alberto Weretilneck, quien le transmitió la decisión al gobierno nacional.
“Este proyecto no tuvo aceptación ni acompañamiento de la sociedad. Escuchamos al pueblo: los rionegrinos no quieren una central nuclear y así debemos proceder”, afirmó el mandatario en las redes sociales.
La posibilidad de la instalación de la cuestionada planta se dio a conocer el 30 de mayo pasado tras la firma de un convenio entre Nación y Río Negro para construir la quinta central nuclear generadora de electricidad en la provincia.
Después de la firma del acuerdo, ambientalistas, vecinos y sectores políticos de Río Negro se opusieron a la planta por los riesgos ambientales que el proyecto energético acarrea para la sociedad.
El rechazo del gobierno rionegrino trajo consecuencias. Los legisladores del Frente para la Victoria pretenden que la prohibición se realice por ley, mientras que desde Cambiemos consideraron que “habrá consecuencias” en la relación con Nación.

En La Pampa.
El proyecto también fue rechazado en La Pampa por distintas organizaciones ambientalistas, diputados provinciales, el municipio de La Adela y hasta el gobierno pampeano. Todos se opusieron a la planta porque afectaría el río Colorado.
“Hicimos nuestro planteo en el Coirco porque es el organismo administrador del agua. La Pampa se va a oponer a cualquier central nuclear que se quiera ubicar a la vera del Colorado, ya que no está contemplado en el Tratado del Río Colorado”, afirmó el gobierno.
El jefe del bloque PJ, Espartaco Marín, presentó en Diputados un proyecto para que se rechace la central en Río Negro, al considerar que la posibilidad de que sea instalada en Río Colorado “resulta alarmante” por “el riesgo y el daño potencial que puede generar en toda la región”. La iniciativa aún no fue tratada.
Por su parte, el intendente de La Adela, Juan Barrionuevo, señaló en su momento que “la preocupación está en nuestra localidad y también en los pobladores rionegrinos de Río Colorado. Nunca nos han llamado ni consultado”.
El gobierno pampeano también llevó la cuestión al Comité Ejecutivo del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), donde dejó constancia en una nota de sus argumentos, oponiéndose “a la construcción de una central nuclear en la cuenca que administra el Coirco”, como autoridad de aplicación.
Los funcionarios de la provincia advirtieron que el planteo responde directamente “a la política de Estado que lleva adelante La Pampa como ferviente defensora del agua, hoy derecho humano fundamental”.