Reglamentaron uso medicinal del cannabis

A casi seis meses de su sanción en el Congreso, el gobierno nacional reglamentó solo parcialmente la ley que autoriza el uso medicinal del cannabis. La sanción de la ley en marzo pasado fue el resultado de la lucha de familiares de personas con enfermedades que se tratan terapéuticamente con el aceite de marihuana, quienes la consideraron un paso trascendente por el marco legal que brinda, pero advirtieron sobre la necesidad de seguir batallando para que se contemple a los autocultivadores.
La reglamentación parcial excluyó en líneas generales todo lo relacionado al desarrollo, investigación y difusión de la utilización terapéutica del cannabis.
El decreto que reglamenta la ley N° 27.350 fue publicado ayer en el Boletín Oficial. Fue firmado por el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el ministro de Salud, Jorge Lemus.
En nuestra provincia, las distintas familias que utilizan el aceite de cannabis como tratamiento para distintas patologías habían reclamado la semana pasada por la demora en la reglamentación de la Ley. Lo positivo es que ahora los legisladores pampeanos tendrán más herramientas para avanzar en una legislación local.
Vale destacar que de los doce artículos de la ley, el Gobierno solo reglamentó tres. Lo que permite la reglamentación parcial de la norma es la puesta en funcionamiento del “Programa nacional para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales”.
Ese programa funcionará bajo la órbita del Ministerio de Salud. Su objetivo será el desarrollo de “acciones de promoción y prevención” dirigidas a “las personas que, por padecer una enfermedad bajo parámetros de diagnósticos específicos y clasificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se les prescriba como modalidad terapéutica el uso de las plantas de Cannabis y sus derivados”.
La ley busca garantizar el acceso del aceite de cannabis para pacientes que padezcan determinadas enfermedades, previa determinación médica. Con ese objetivo dispone “un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta del cannabis y de sus derivados” y crea un programa nacional para estudio e investigación de ese recurso y sus productos derivados.