Rescindieron el contrato de obra del nuevo hospital

El gobierno provincial dio detalles ayer de la rescisión del contrato de la obra del nuevo hospital de Alta Complejidad de Santa Rosa. El ministro de Obras y Servicios Públicos, Julio Bargero, el asesor Letrado de Gobierno, Alejandro Gigena, y el diputado y secretario de la Uocra, explicaron los motivos de la rescisión con la UTE (Unión Transitoria de Empresas) Eleprint SA, Tecma SA y Iaco Construcciones SA.
La obra se licitó en 2014 y en febrero de ese año se firmó el contrato de adjudicación con un plazo de ejecución de 700 días y un monto de alrededor de 335 millones de pesos. Bargero recordó que en junio de 2015 se le dio una ampliación de 109 días a la empresa, “con lo cual estaríamos hablando de un plazo total de 809 días. Si uno observa el desarrollo de la curva de trabajo de inversión, podemos ver que en los primeros cinco meses prácticamente no se hizo ni siquiera un punto de avance de obra, con lo cual la empresa no cumplió con la curva que ellos mismos habían propuesto en las licitaciones”.
Luego de esos primeros cinco meses, “se movió a un ritmo inferior a la curva propuesta. Todo eso nos lleva que al final, ellos llegan con el plazo de los 809 días a hacer el 46% de la obra, y observando los últimos cuatro o cinco meses vimos un fenómeno parecido al inicial con un movimiento mucho más bajo de lo que ellos habían propuesto, con lo cual nos queda otro remedio que rescindir la obra”, indicó el ministro.
Bargero, según el boletín de prensa del gobierno, ratificó que en la segunda quincena de octubre se hará la nueva licitación, tal como lo había adelantado el gobernador Carlos Verna.

Excusa.
Gigena, por su parte, manifestó que la decisión de rescisión se toma porque “se viene registrando desde el principio un incumplimiento de los plazos contractuales”. Recordó que la excusa de la empresa para justificar dichos incumplimientos fueron las devaluaciones del mes de enero de 2014 y de diciembre de 2015, cuando la devaluación del 2014 se produjo antes de que la obra fuera adjudicada y que con fecha 30 de junio de 2015, cuando se otorgó la ampliación de plazo de 109 días, no se requirió ni dejó expresada la necesidad de modificar el monto de la obra.
Gigena explicó que el contrato tiene un sistema de redeterminación de precios “que en principio debería ir ajustando los precios en la medida que se van modificando los precios originales del contrato, con lo cual no había posibilidad de justificar el atraso en el marco de la excusa dada por la empresa. El incumplimiento era por parte de la contratista”. Bargero recordó que las redeterminaciones se hacen con índices oficiales, que salen del valor de las cosas en el mercado.

Más caro.
En cuanto a si esta situación le costará más dinero a la Provincia, el titular de Obras Públicas dijo: “Entendemos que nosotros tenemos la razón de esta rescisión, si es así, y licitamos nuevamente la obra y hay una diferencia con respecto al costo del otro contrato, la diferencia la debería pagar la empresa que se está retirando”.
En ese sentido el asesor Letrado agregó que “la Ley de Obras Públicas expresamente prevé que si producto de la rescisión, por culpa del contratista, un nuevo contrato en las mismas condiciones del contrato original tiene más costo, la empresa responsable de la rescisión se hace cargo de la diferencia entre el contrato nuevo y el original”.
Robledo, en tanto, expresó su preocupación “porque cuando las empresas toman la responsabilidad de llevar adelante una obra, no es solamente la obra sino la continuidad de los puestos de trabajo. Esto que está ocurriendo con la rescisión del contrato afecta a un sector importante de familias que dependían del trabajo que la empresa brindaba”.

Compartir