Río Negro va a la Justicia por el cerdo

El gobierno de Río Negro presentará un recurso de amparo para impedir la aplicación de la Resolución 626 del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que autoriza el ingreso de carne fresca de cerdo, sin hueso, enfriada y congelada, al sur del río Colorado. Dicha zona es considerada como libre de aftosa sin vacunación y el accionar rionegrino se suma al de Neuquén, que también quiere impedir la entrada de esa carne a la provincia.
“Creemos que es imperiosa la necesidad de sentarse a revisar esta medida, con lo cual la vía judicial tiene que ser la más fuerte, para que nos lleve de inmediato a frenar esta decisión”, argumentó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca rionegrino, Marcelo Martín.
Los fundamentos del recurso girarán sobre “la falta de información técnica” y constatar “si se tomaron las debidas precauciones para resguardar el status sanitario logrado”. Por otra parte, los pequeños productores de porcinos del Valle Inferior también manifestaron su preocupación por la apertura de la barrera sanitaria, según informó el diario Río Negro.
Reclaman que a las amplias expectativas generadas por el corrimiento de la barrera para el desarrollo de la “carne barata” a la Patagonia, ahora esta determinación del Gobierno nacional les significa un duro golpe que esperan revertir a través de la medida cautelar oficial.

Sin riesgo.
La semana pasada el Senasa emitió un comunicado para informar la apertura de la barrera. El director nacional de Sanidad Animal de la entidad, Ricardo Maresca, afirmó que “en la situación sanitaria actual, el ingreso de carne fresca porcina deshuesada proveniente de zona libre con vacunación, a zona libre sin vacunación, no implica riesgo sanitario en cuanto a la transmisión de virus”.
En ese marco el gobierno pampeano insiste desde hace tiempo con que también se abra la barrera sanitaria hacia el río Colorado para poder ingresar la carne con hueso pampeana, un pedido que aún no tuvo respuesta positiva y que tiene la férrea oposición de Río Negro. El gobernador Carlos Verna afirmó que en realidad se trata de “una aduana comercial” y no sanitaria.

Compartir