Salud atendió el año pasado a 500 mujeres con abortos en curso

DESDE EL GOBIERNO CONFIRMAN EL AUMENTO DE LAS INTERRUPCIONES DE EMBARAZOS

Los casos se registraron en los hospitales Lucio Molas y Gobernador Centeno, los de mayor complejidad de La Pampa. Desde Salud aseguran que las mujeres que abortan recurren más a las socorristas que al sistema público.
Susana Frutos, directora de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud de la provincia de La Pampa, aseguró que durante el año 2016 los hospitales de Santa Rosa y General Pico recibieron 500 pacientes que llegaron con procesos de aborto en curso. “Son muchos”, aseguró en declaraciones realizadas el miércoles en La Parte y el Todo, por CPEtv.
Los primeros datos respecto a un incremento sustancial de los casos de abortos en La Pampa en 2016 respecto del año anterior se conocieron días atrás en el informe que realizó la agrupación Socorristas en Red, una organización de mujeres que otorga acompañamiento e información a las mujeres que deciden interrumpir un embarazo. Allí se decía que la ONG había acompañado 44 prácticas en 2015 y 126 al año siguiente.
“Leí el informe y acuerdo con ellas, respecto a que se está visibilizando más el tema del aborto”, dijo Frutos. Incluso aseguró que las mujeres que deciden abortar “recurren más a las socorristas que al sistema de salud”. “En muchos casos, tenemos que ser sinceros, el sector de Salud expulsa a estas pacientes, porque hay todo un trabajo por hacer en el sistema, para hacerlo integralmente”, añadió.

Consejerías.
Frutos reveló que desde el año pasado, a partir de un curso de capacitación realizado en el marco del Programa de Salud Sexual de la Nación sobre abortos ambulatorios e internación, comenzaron a hacer una estadística. De ese relevamiento surgió que, dentro de Salud Pública, ingresaron 500 pacientes al hospital Molas y al Centeno con un aborto en curso producto de la ingesta de una medicación específica.
En el aspecto de prevención de los embarazos no deseados, la funcionaria informó que desde 2016 están trabajando con el Ministerio de Educación en las consejerías donde fundamentalmente se aborda la Salud Sexual Integral para evitar que las adolescentes lleguen a la interrupción voluntaria del embarazo. “Sobre todo es necesario trabajar en esa etapa que es de formación. La mujer necesita tener un conocimiento claro de cuál es el cuidado que tiene que tener con su salud sexual, porque no solo es el tema del aborto el que importa”, afirmó.

Muchas razones.
Sobre los motivos que llevan a las mujeres a abortar, Frutos aseguró que son varios: “Muchas son mujeres que han sido violentadas, hay causas físicas y condicionamientos de salud, pero también causas sociales y de planificación familiar”. La directora de Maternidad e Infancia consideró que la sociedad siempre va más allá de las decisiones de los gobernantes y que el Sistema de Salud debe acompañar la decisión de las personas que deciden interrumpir un embarazo.
“La sociedad lo está pidiendo, salvo por algunos sectores que son más conservadores. Hay dos derechos en pugna, el de la mujer gestante, que es la única que sabe si está en condiciones o no de tener un hijo, si fue deseado o no, si fue producto de una violación… En general no son deseados, hay condiciones sociales, como la falta de cuidado en las relaciones sexuales asociada con adicciones, y también el abuso y la violencia de género”, afirmó.