Se quemaron casi 265 mil hectáreas

Desde el comienzo de la temporada de incendios, en noviembre, la provincia ya sufrió 48 siniestros con fuego y se quemaron casi 265 mil hectáreas, de acuerdo al informe oficial que presentó ayer el gobierno pampeano a través de Defensa Civil.
“A partir de las condiciones climáticas y naturales por las que estamos atravesando, la problemática de los incendios ha provocado un importante número de focos de quema. En tanto, el total de incendios en la provincia de La Pampa desde que inició la temporada alta (noviembre de 2016) es de cuarenta y ocho, totalizándose en 264.915 las hectáreas quemadas”, destacó el parte de prensa.
En tal sentido, el 60 por ciento de los focos se iniciaron por la caída de rayos, un 27 por ciento por causas antrópicas y el resto por causas desconocidas. Por ello, “es necesario recordar a la comunidad pampeana la importancia de mantener limpias las picadas perimetrales de los establecimientos rurales, ya que facilita las tareas de extinción, permite el rápido y seguro acceso al foco ígneo y evita que la extensión del área quemada sea mayor”.
Los incendios registrados se produjeron en La Adela, La Humada, Chacharramendi, La Pastoril, Gobernador Duval, Guatraché, Alpachiri, General Acha, General San Martín, Santa Isabel, entre otros lugares.

Recomendaciones.
“Incesantemente los grupos de brigadistas, bomberos voluntarios y el Sistema Federal de Manejo del fuego trabajaron en estos dos meses para contener y extinguir el fuego y para que no se produzcan riesgos complejos”, resaltó el informe oficial.
En tanto, se recomienda a la comunidad pampeana que vive en el ámbito rural o transita por este, que alerte a las autoridades correspondientes en caso de observar una columna de humo. Los números de teléfonos para comunicarse son: Defensa Civil 02954-424156, el 101 o el 0800-222-1703 (Línea Comunitaria).
El reporte que envió Defensa Civil tomó en cuenta hasta el jueves 29 de diciembre a las 12.25 del mediodía. Cada verano los incendios rurales afectan a buena parte de la provincia y combatirlos requiere un enorme esfuerzo del personal afectado, además claramente de los daños y peligros que se generan por los distintos siniestros.