Se realizó una ronda de negociaciones con 35 PyMEs de toda la provincia

El encuentro fue organizado por el Ministerio de la Producción y el objetivo es que una buena parte de la renta petrolera quede en La Pampa. Participaron directivos de las principales empresas que operan en la provincia.
Como un instrumento válido para superar las contingencias económicas en esta época de crisis, el gobierno provincial a través del Ministerio de la Producción convocó el martes pasado a las petroleras y a un grupo de empresas pampeanas que fabrican algún bien o prestan algún servicio vinculado a esa producción. “Es una especie de sustitución de importación, tratar de que compren en La Pampa y no en provincias vecinas”, explicó Abelardo Ferrán, responsable de esa cartera, sobre la reunión concretada el martes.
Participaron 35 de PyMEs dedicadas, entre otros rubros, a la venta de artículos eléctricos, reparación de motores, armado de estructuras, tanques y ropa.
“La idea es que la mayor parte de la renta petrolera quede en la provincia y para eso tenemos que realizar políticas activas. Haremos una segunda reunión en 25 de Mayo, a fines de febrero, y pensamos incorporar a todas las empresas que tienen intención de hacer negocios con las petroleras”.
El ministro sostuvo que “actualmente, ese tipo de servicios vinculados a la actividad petrolera se realizan mayoritariamente en Neuquén y nuestra intención es acompañar a los empresarios pampeanos y pedirle a las petroleras que compren acá”.

Zona Franca.
El ministro Ferrán también respondió sobre la Zona Franca de General Pico. “Pese a que éste fue un año difícil, la ZF está en plena ocupación en cuanto a sus usuarios; está el frigorífico y la planta elaboradora de helados, y a comienzos de enero comenzará a producir una fábrica de resortes para colchones y sillones”, expresó.
“También hay otras fábricas de envases y de software que van creciendo; hay un montón de posibilidades que estamos estudiando, pero esos procesos de inversión demandan tiempo y en este momento los empresarios no toman decisiones”.
Dijo que “la inversión operativa nuestra es de 260 mil pesos que se pagan por año para cubrir las cargas sociales más los salarios de los empleados del Comité de Vigilancia, que son cuatro personas”.
“El problema de la ZF de General Pico es que es única en el país y cada industria que se radica implica sortear barreras legales o administrativas. No hay legislación porque no existía una ZF como la nuestra que puede producir y vender en el mercado interno”.
Ferrán citó el caso de “un proyecto que se está gestionando, el de una empresa que quiere hacer reparaciones de las laptop de una marca muy importante y a nivel Latinoamérica, pero hay un problema porque no está regulada la introducción de las máquinas a la ZF y hay que hablar con la Aduana”.
“También está la planta de medicamentos que tiene nivel operativo pero sólo hace análisis de calidad y el problema es que la Aduana de Bahía Blanca no está habilitada para recibir esos medicamentos. Estas son las situaciones que debemos sortear permanentemente”, destacó el ministro de la Producción.