Sentencia por crimen de Chávez

EL HIJO DEL RECONOCIDO GUITARRISTA FUE ASESINADO EN 2015

Mientras que la querella pidió 8 años de prisión para Lucero, el fiscal Cazenave solicitó 3 años y 6 meses entendiendo que hubo “exceso de legitima defensa”. La lectura del fallo es hoy a las 12.30.
David Emanuel Lucero escuchará hoy al mediodía la sentencia de juicio que se le sigue por haber asesinado a Roberto Omar Chávez, en noviembre de 2015. La semana pasada, en la ronda de alegatos, el fiscal Oscar Cazenave, consideró que se le debía aplicar a Lucero una pena de 3 años y seis meses de prisión por homicidio simple con exceso en legítima defensa”.
Por su parte el abogado querellante Pablo Maldini pidió 8 años de prisión, con accesorias legales y costas, mientras que el defensor Luciano Di Nápoli sostuvo que el tribunal debe determinar la absolución ya que su cliente actuó en “legítima defensa”. El tribunal integrado por los jueces Carlos Besi, Gastón Boulenaz y Andrés Olié dará su veredicto hoy a las 12.30 en el Centro Judicial de Santa Rosa.
El hijo del fallecido guitarrista Roberto “Foreto” Chávez fue asesinado durante la madrugada del 8 de noviembre de 2015, en la casa 25 de la calle Unanue casi avenida Perón. Lucero denunció ante la policía que Roberto Chávez le pateó la puerta de su casa para robarle y que estaba acompañado por las otras dos personas. Por esto, supuestamente se defendió y lo apuñaló en la calle.
Chávez murió en la cocina de la vivienda que compartía con su madre de 65 años y que está ubicada casa de por medio con la de Lucero, que en ese momento estaba junto a su pareja, su beba de dos años y una amiga.

Los alegatos.
El fiscal Cazenave consideró que se le debía aplicar a Lucero la pena por “homicidio simple con exceso en legítima defensa” entendiendo que Chávez “no estaba en condiciones de enfrentarlo en una pelea en igualdad de condiciones”. Puso en duda que Chávez -acompañado por Fernando “Nani” Muñoz y Cristian González, luego desvinculados del hecho-, hayan ingresado aquella noche al domicilio de Lucero, tal como afirman éste y Carolina Andiarena, quien en ese momento era su esposa. “Intentan ingresar, no queda probado”, afirma. Sí aceptó que pudo haber provocación, y que Lucero actuó en legítima defensa, pero con exceso, lo que culminó con la muerte de Chávez.
Maldini, en tanto, resaltó el carácter violento de Lucero -recordó que fue denunciado por su ex pareja-, y que tiene que ir a prisión (hoy en día está en libertad) para “su resocialización”.
Di Nápoli se aferró a la “legítima defensa privilegiada”, y trató de desarmar los argumentos de la fiscalía. Apuntó que cuando el fiscal dice que Chávez “intenta ingresar” al domicilio de Lucero “también implica un delito”. Agregó que se daban las circunstancias de “nocturnidad”, “ingreso al domicilio” y una “agresión ilegítima” que fue rechazada por su defendido.
.