Servi Trinitatis: los Iani temen por la vida de su hija

La madre de M. dice que la secta “es una mafia” y que a su hija la pueden matar porque sabe mucho. De esta manera respondió a una carta enviada por una directora del instituto en España
Susana Iani, la madre de la joven internada en el cenáculo de Servi Trinitatis que días atrás debió realizarse estudios psiquiátricos por orden de la Justicia, fue directa y dejó traslucir su mayor temor: “La van a matar”, deslizó.
La mujer se acercó a la redacción de LA ARENA para responder la carta de las autoridades españolas de la secta, publicada en la edición de ayer. La nota, firmada por María de los Angeles Bodoque Díaz, directora de la rama femenina del instituto Servi Trinitatis en Cuenca, España, sostiene que es “falsa” la información publicada sobre el caso de la interna “M”., al tiempo que califica de “caricatura de la realidad” a la conferencia de prensa ofrecida por la familia de la joven el lunes pasado.
“Acá están abriendo el paraguas porque mi hija estuvo mucho tiempo en Servi y sabe todo lo que pasa adentro”, dijo Susana. La mujer se refirió de esta manera al pasaje de la carta en la que Bodoque Díaz responsabiliza a la familia por la salud de la joven. En la nota dice que M. siempre fue delgada pero que su estado se podría deteriorar como “consecuencia de las situaciones angustiosas que los denunciantes le están haciendo pasar”.
El resto de los Iani prefieren con responder a las palabras de Bodoque Díaz: “Contestarle a esa mujer es darles el gusto, ellos están buscando ponernos sobre el tapete, pero acá el problema es M., que está encerrada, no nosotros.”, dijeron.
La familia prefirió no abundar en la polémica y centrarse en la situación de M. “Si se llegó a la Justicia fue con pruebas, las palabras no sirven de nada en este caso”, dijeron. Además, recordando las presiones que reciben la chicas internas, se lamentaron por “lo que le deben estar haciendo (a la joven) cada vez que sale algo en el diario, debe ser terrible”.
Por orden de la Justicia, el 23 de diciembre pasado M. fue retirada del cenáculo para realizarle una serie de estudios psiquiátricos a los cuales Servi Trinitatis se oponía. Estuvo apenas unas horas en el Hospital y en la madrugada volvió a la casa de la calle O’Higgins.
En ese momento, el informe indicó que la joven padece trastornos de salud pero que no necesita internación, como pretendía la familia. Según confirmó la abogada Florencia Hasper, el juzgado a cargo de la causa dispuso ahora un seguimiento ambulatorio de M., quien deberá hacerse estudios en los próximos 10 días hábiles y remitírselos a la Justicia.
M. ingresó a Servi Trinitatis en diciembre de 1999, cambiando paulatinamente su estado de ánimo, de salud y la comunicación con su familia, según refieren sus padres y hermanos. Cuando se destapó el escándalo por la secta católica, ellos también intentaron que su hija se aparte del cenáculo.
Lejos de conseguirlo, la joven se enfrentó a la familia. “A ella le lavaron el cerebro y a nosotros nos hicieron pelota”, dijo días atrás Raúl, su padre, en la conferencia de prensa.

Gebruers.
El abogado patrocinante de la causa principal contra Servi Trinitatis, Omar Gebruers, también se refirió a la carta de Bodoque Díaz. “No me esperaba otra cosa, se ve que la conferencia sirvió y ahora acusan recibo de ello”, dijo.
También confirmó que en 10 días, cuando el Hospital remita al juzgado los resultados del nuevo estudio psiquiátrico y físico que se le haga a M., ya estará nuevamente a cargo del juzgado la jueza María Cristina Baladrón.