Sospechan de un vecino

CRUELDAD ANIMAL

El caso del perro bautizado “Alberdi”, denunciado ayer en el este medio por Claudio Rambur, integrante de la ONG Apani, sumó ayer la sospecha sobre un vecino de la zona, propietario de una perra pitbull. El animal fue hallado hace unos diez días, y aparentemente, según el informe del veterinario Alejandro Molina, habría sido desgarrado por un perro de la raza pitbull.
Ayer, un vecino de la zona donde apareció “Alberdi”, a quien llamaron así por el nombre de la calle donde se lo encontró, informó a LA ARENA que existen sospechas sobre un joven del barrio. Este hombre tendría una perra pitbull, que ya habría atacado a la mascota de otra vecina, y “casualmente” en los últimos días su dueño la habría llevado a otro lugar.
Hasta ayer por la tarde, Rambur no había realizado la denuncia policial, ya que estaba a la espera del informe final del médico veterinario que atendió y luego debió sacrificar a “Alberdi”. Además, los activistas esperaban poder dialogar con la vecina dueña del perro que también habría sido atacado por la pitbull.
Por las características de las heridas recibidas, el caso de “Alberdi” estaría enmarcado en la categoría de “crueldad animal”, según la Ley 14.346, que establece penas de 15 días a un año para las personas que maltraten o hagan víctimas de actos de crueldad a los animales. Según el artículo 3 de dicha ley, este caso se considera de “crueldad animal”, ya que incluyó la mutilación de partes del cuerpo del perro.
“Alberdi” mostraba signos de haber sido colgado por el cuello, lo que le había despellejado la zona, y otra gran lastimadura en la zona baja de la columna.
Este sábado, a partir de las 20, activistas y vecinos se congregarán en la plaza San Martín para pedir justicia por “Alberdi” y encontrar a los responsables del lamentable hecho.
El caso local hizo recordar al de “Chocolate”, el perro que fue despellejado por un peluquero en San Francisco.