Subzona 14: Fiorucci se descompensó y fue retirado de la sala

El ex policía Roberto Fiorucci pidió a través de su abogado defensor Hernán Vidal que se declare su “incapacidad” para afrontar el segundo juicio de la causa Subzona 14, en el que está acusado por 216 delitos de lesa humanidad.
Actualmente, Fiorucci permanece en su casa con arresto domiciliario y ayer regresó al debate oral y público que se realiza en Santa Rosa, tras ausentarse durante varias audiencias por problemas de salud.
Sin embargo, en un cuarto intermedio, el represor -que fue condenado en 2010 por delitos de lesa humanidad- se descompensó y fue trasladado por los médicos oficiales en una ambulancia, junto a un familiar que lo acompañó en el debate. Desde la defensa, afirmaron que “se le subió la presión”, y además padece diabetes y un grado de sordera.
Antes de esto, Fiorucci (79 años) dijo ante el tribunal que no está en condiciones de declarar: “Más bien estoy en condiciones de internarme en mi casa o en un lugar médico para restablecer mi salud. No me encuentro bien”, agregó.
Previamente, el abogado Vidal planteó “la incapacidad” del ex policía que “tiene alteraciones en la memoria” y “no está en condiciones de declarar”. A pesar de esto y con el rechazo de la fiscalía y la querella, el TOF requirió la presencia de Fiorucci en el banquillo de los acusados.
Fiorucci fue condenado en noviembre de 2010 a 20 años de prisión por ser culpable de los delitos de privación ilegal agravada en 24 hechos, con uso de violencia y amenazas, y 13 casos de aplicación de tormentos. Ayer fue nombrado como uno de los organizadores del Operativo de Jacinto Arauz el 14 de julio de 1976.

Declararon profesores secuestrados en el operativo de Arauz de 1976
El ingeniero Carlos Samprón, que el 14 de julio de 1976 cuando fue secuestrado por la dictadura era rector del Instituto Secundario José Ingenieros, afirmó que fue “atroz el daño” que dejó el aparato represivo en La Pampa y señaló que cuando fue liberado no volvió al pueblo porque “la mitad creía que era un héroe y la otra un subversivo”.
Samprón, que llegó a La Pampa en aquella época a trabajar en una cooperativa agrícola y dar clases, declaró ayer en una nueva audiencia del juicio de la causa Subzona 14 II donde se investiga a un grupo de ex militares y ex policías por más de 200 delitos de lesa humanidad cometidos en la provincia.
Ante el Tribunal Oral en lo Criminal de Santa Rosa, presidido por Marcos Aguerrido, junto a José Mario Tripputi y Pabló Díaz Lacava, contó que aquel miércoles 14, fue temprano al colegio para tomar una prueba a los alumnos que tenían entre 12 y 13 años y ya en el aula, personal militar golpeó la puerta y lo retiraron. Lo sacaron esposado y encapuchado.
El profesional estuvo primero en la comisaría de la localidad y luego en el puesto caminero. “Ahí escuché cómo los profesores y un pastor protestante sufrían golpes, gritaban, pedían auxilio, muchas agresiones, picana eléctrica”, dijo.
Recordó que tras la huída de Guillermo Quartucci y “el desconcierto que eso produjo en el personal, mencionaron la presencia del jefe de la Policía, Luis Baraldini. La tarea era importante e iba a ser supervisada por el jefe”.
Samprón, además, dijo que “jamás” le pudo ver la cara a ningún torturador, durante el encarcelamiento que también lo llevó a Santa Rosa.
También indicó que los interrogatorios en donde fue torturado con golpes, simulacro de fusilamiento, la práctica del submarino seco y picana, “no tenían sustento. Me decían que me iban a matar”.

Conservadores.
Mencionó que había “desagrado de los sectores conservadores” de Arauz por “un supuesto izquierdismo que se impartía en el colegio” y recordó la visita de un inspector “rarísimo” que le secuestró libros de revisionismo histórico, hasta un libro de Borges”.
Señaló que el juez Lema lo acusó de ser responsable de un plan subversivo y que nombró un defensor oficial que “fue a la cárcel y me trató muy mal, porque le estaba comprometiendo la carrera, me dijo que era un subversivo y una porquería de persona”. Recordó también que en 1983 le pidió a Rubén Marín que no confirmara a Lema como juez en la provincia, y le “agradeció” por haber cumplido ese compromiso. “El juez funcional al grupo de tareas que se conformó en La Pampa”, añadió.
“Tuve la suerte de haber conocido a un ex intendente radical de Pellegrini, y me facilitó el conocimiento con De la Rúa que se interesó por mí y dejó a (Antonio Tomas) Berhongaray para que se ocupara de mí. Fue mi defensor e hizo que el 30 de marzo del 78 quedara en libertad”, manifestó.

Pozos Grado.
Víctor Aldo Pozo Grados, el médico veterinario de 74 años que también fue secuestrado y torturado en el Operativo de Jacinto Arauz, dijo ayer que cuando se produjo la represión ilegal estaba dando clases en el colegio José Ingenieros y por la tarde fue secuestrado. Contó que fue interrogado por Fiorucci y Cenizo y que Aguilera lo trasladó a Santa Rosa.
Dijo que pasó la noche en la comisaría de la localidad donde fue interrogado sobre sus actividades y lo liberaron, pero a los días lo detuvieron y lo llevaron a la Primera de Santa Rosa. “Nos llevaban (junto otros detenidos) a la parte alta de la comisaría y nos pegaban trompadas, me gatillaban en la cabeza, y luego estuve 363 días en la Unidad 4. Eran 24 horas de encierro”.
“Se habían llevado a otros docentes también. Me acusaron de ser integrante de una célula guerrillera, pero yo no sabía nada”, comentó la víctima, agregando que en Arauz a pocos días del operativo represivo, donde secuestraron un grupo de docentes, vecinos “destacados” del pueblo “festejaron nuestra detención” con un asado.

Malán.
Luego declaró Jorge Malán, quien fue fundador del colegio, y señaló que su esposa le avisó del operativo represivo en la institución porque ella era profesora. “Me dijo que habían copado el colegio y se llevaron a cinco profesores: Samprón, Quartucci, Alvarez, Pozo Grados y Bertón que era de la comisión de padres”, contó.
Recordó que antes del operativo vino a Santa Rosa junto al intendente y el capitán Olascoaga le preguntó si había “reuniones raras” en Arauz y “nos dijeron que al otro día el Ejército iba a ver lo que pasaba, pero fueron a los diez días”. Manifestó que le contó a Samprón sobre la llegada de los militares y que aquel le respondió: “Que vengan, no tengo nada que ocultar”.
El 14 de julio de 1976, su casa fue allanada por el jefe Policial, Luis Baraldini, quien se quedó en el ingreso, mientras que la requisa la hicieron un “señor con sobretodo negro y un policía de Arauz”.
“Fue un hecho conmovedor, fue tremendo para el pueblo y para el colegio. A Samprón lo fui a buscar cuando salió de la cárcel”, agregó.

Siguen los testimonios
En una nueva jornada del juicio de la Subzona 14 II, declararán hoy ante el TOF Gerardo Nansen a través de videoconferencia desde Uruguay y Oscar Bertón, también vinculados con el caso de la represión ilegal en Jacinto Arauz; el ex policía Juan Carlos Ramos; y Eduardo Oporto y Miguel Guinda, dos víctimas de las detenciones ocurridas en la delegación de la Universidad Tecnológica Nacional de la ciudad de General Pico.

Pedido de una docente por su marido
La docente María Lebed contó que en una oportunidad llamó a René Favaloro para que la ayude por el secuestro de su marido, Carlos Sampron, quien el 14 de julio de 1976 era rector del colegio Jacinto Arauz, y el médico le dijo: “Con este tema no quiero saber absolutamente nada, no me molesten para eso”.
Lebed tenía 26 años cuando llegó por trabajo a Arauz junto a Samprón, un hijo de 3 años y un bebé de apenas tres días. A los pocos días se produjo el operativo represivo. “Pasaron más de 40 años, una vida, pero no he olvidado”, señaló.
Contó que el 14 de julio su marido fue secuestrado en el colegio y minutos después un grupo de uniformados allanó su casa, donde le informaron que quedaba detenida. “Nadie puede entrar ni salir”, le dijo el jefe de la Subzona 14 Fabio Iriart.
Luego, volvieron a allanar su casa a la madrugada: “Pensé que me iban a matar, pero no ocurrió, fue todo muy fuerte”, añadió. Además, comentó que un día después se encontró al jefe de Policía Luis Baraldini en la casa de Jorge Malan y le preguntó dónde estaba su marido pero no tuvo respuesta.
“En aquellos días fue tremendo el avasallamiento, me aterrorizaron, también descubrí que tenía cierta fortaleza, no me asusté, seguí preguntando, viajé a Santa Rosa y no estaba en la comisaría ni en la Unidad 4”, relató sobre la búsqueda de su compañero.
Lebed señaló que en febrero de 1976, el policía Roberto Fiorucci estuvo reunido con “personas conspicuos” del pueblo, que acusaban a los profesores de “guerrilleros”. “Decían que en el colegio había una avanzada marxista que iba a corromper a la juventud”.
Por otro lado, indicó que su marido junto a un grupo de profesores fueron torturados en Arauz y en Santa Rosa, y que el intendente de la dictadura Forestier la echó de la casa donde vivía y fue despedida de su cargo docente, por lo que tuvo que irse a vivir con sus padres a Médanos.
También contó que llegó al juez Lema para preguntarle por su marido y el magistrado le dijo que se “cuidara” porque ella “no estaba presa solamente porque no había cárcel de mujeres en La Pampa”.
“Fue un operativo muy bien planeado por fuerzas combinadas, policías y militares, tenían nombres, denuncias, sabían lo que tenían qué hacer y con quién meterse. Era un grupo de tareas”, manifestó.
Sobre la salida de la cárcel de Samprón, que estuvo detenido un año y tres meses, afirmó: “Fue muy triste, lo vine a buscar a Santa Rosa. Carlos se mareaba al ver afuera, el horizonte, un espacio grande, casi no podía caminar”, luego del encierro.