Tras el reclamo la bebé fue trasladada a Buenos Aires

PADRE ENCADENADO

El caso atrajo la atención de la opinión pública debido a que un hombre se encadenó el jueves en la sede del Ministerio de Salud. Argumentó que las autoridades del hospital Lucio Molas no querían internar a su hija, con una enfermedad desconocida, en un centro de mayor complejidad.
La beba de siete meses, que sufre de una enfermedad desconocida, fue trasladada ayer al mediodía al hospital Italiano de Buenos Aires. Su padre, tras la negativa de la derivación de las autoridades del hospital Lucio Molas, se encadenó durante todo el jueves en el Ministerio de Salud del Gobierno de La Pampa.
Angel Marana, el papá de la pequeña, dialogó ayer con periodistas de Radio Noticias y confirmó la noticia. “El ministro de Salud, Mario González, se enteró de todo lo que estaba pasando y en la primera hora de hoy (por ayer) dijo que necesitaba hablar conmigo”, relató. Y amplió que el funcionario “entendió la dura situación que estaba atravesando un padre”.
González le confirmó al papá el traslado de su beba al hospital Italiano para que reciba la atención que corresponde. “Tiene los mismos síntomas que mi hija mayor, que falleció por una enfermedad mitocondrial, y en el hospital Lucio Molas me respondieron que no tenían camas y que yo era una persona conflictiva”, dijo Marana. Y agradeció a la gran cantidad de vecinos y de medios de comunicación que se preocuparon por su situación. “González nos dijo que le iba hacer un sumario a los responsables”, remarcó.

Encadenado.
LA ARENA se dirigió el jueves hasta el Ministerio de Salud donde el papá permanecía encadenado en señal de protesta. Junto al hombre estaba su familia, sus amigos y vecinos que se acercaron para acompañarlo.
“Por suerte consiguieron el traslado, las camas y todo lo que necesitamos, nos trataron bien y en ningún momento nos faltaron el respeto”, ponderó.
El jueves, Marana recordó que una médica neuróloga le indicó que debía derivar a la ciudad de Buenos Aires a la pequeña que estaba internada, desde diciembre, en el hospital santarroseño.
“Tengo tres hijas: la mayor falleció hace dos años debido a una enfermedad mitocondrial que le afectó las células madres”, recordó. Y agregó: “Veíamos que mi hija menor tenía los mismos síntomas por lo que quedó internada en Terapia Intensiva del Lucio Molas pero no estamos de acuerdo con su protocolo ya que no cuentan con la capacidad para tratar este tipo de enfermedades”, expresó.
El hombre se encadenó desde las 8 hasta la madrugada de hoy. “Por suerte, tanta lucha tuvo sentido”, cerró.