Un año a prisión

POR AGRESION A PAREJA

“Andá a hacer la denuncia que se pudre todo, a mí no me importa nada, que me vengan todos los milicos”. Después de darle una paliza a su pareja, Gabriel Alejandro Escudero salió de la casa enfurecido y se alejó amenazándola. No le bastó con haberle pegado en el pecho y en la espalda, sino que además antes de irse, le tiró un piedrazo. La golpiza podría haber pasado desapercibida para la localidad de Puelches sino hubiese sido porque la mujer se armó de coraje y fue a denunciarlo esa misma madrugada del 27 de junio de 2016.
Un año y cuatro meses después de la denuncia, La jueza Alejandra Ongaro condenó a seis meses de prisión a Escudero por haber lesionado a quien era su mujer y valoró el hecho en el marco de la ley 26485 de Protección Integral a las Mujeres. La sanción fue unificada con otra condena anterior en una pena única de cumplimiento efectivo por lo que Escudero pasará un año tras las rejas.

Acordaron un abreviado.
En el expediente se probó que Escudero agredió físicamente a su pareja “dándole golpes de puño (…) que le ocasionaron las lesiones detalladas en el certificado médico”. El fallo de Ongaro fue consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado alcanzado entre el fiscal de General Acha, José Luis Coito, el defensor oficial Sebastián Martín Maldini y el propio imputado, un trabajador rural de 34 años que actualmente está cumpliendo una condena en la alcaidía de esa ciudad. La víctima también dio su consentimiento e indicó que el acusado no volvió a molestarla.
Analizada la prueba reunida y valorada conforme a las reglas de la sana crítica, Ongaro -más allá de la confesión del acusado- dio por acreditado “las circunstancias de lugar, tiempo y modo” en que se produjo la agresión y señaló que las lesiones constatadas en la víctima fueron “el resultado directo y único de la violencia ejercida por parte de Escudero, con voluntad inequívoca de producir ese ataque físico”.

Reincidente.
Gabriel Escudero ya había sido condenado el 5 de junio pasado por el delito de lesiones graves en agresión a una pena unificada de un año de prisión de cumplimiento efectivo, por lo que ahora las partes acordaron que se unifique esa sentencia con la de Ongaro en una pena única de un año de prisión efectiva.