Una visita que duró unos pocos minutos

HUEVAZOS AL AUTO EN QUE SE TRASLADABA MAURICIO MACRI

Solamente Carlos Javier Mac Allister, Martín Maquieyra, Martín Ardohain y el jefe de campaña Gastón Masari Copes, aguardaban en la pista a Mauricio Macri, en un arribo por lo menos atípico de un Presidente de la Nación a La Pampa.
Eran las 16.38 cuando el avión que traía al primer mandatario tocó tierra.
Ni el gobernador -que nunca fue informado de la visita presidencial-, ni funcionario alguno de su gabinete, estuvo en el aeropuerto santarroseño. Pero además ninguna autoridad municipal, ni alguna figura del radicalismo -socio político del macrismo- dijeron presentes. El intendente Leandro Altolaguirre, los legisladores nacionales Juan Carlos Marino, Daniel Kroneberger y Francisco Torroba, prefirieron enfilar directamente hacia el club El Fortín, donde más tarde se iba a realizar el acto partidario.
Un fotógrafo de LA ARENA estuvo desde horas tempranas en el aeropuerto, y pudo captar el momento en que Macri se saludaba con quienes habían ido a recibirlo. De inmediato se subió a un auto Audi gris, y salió raudamente por la ruta rumbo hacia la rotonda del Avión.

Huevos en la colectora.
Siete motos de la Policía Provincial precedían a la pequeña comitiva, y detrás lo hacían móviles de la Federal. Antes de llegar a la rotonda del Avión la caravana se desvió por la colectora para el lado del Hospital Lucio Molas, intentando eludir a un grupo de manifestantes que se habían instalado en el lugar. Allí se podían ver algunas identificaciones de sectores de izquierda, una bandera Mapuche, del Frente Peronista Barrial portando carteles pidiendo por la aparición de Santiago Maldonado y algunos trabajadores de Vialidad Nacional que pedían por mantener su fuente de trabajo.
Unos pocos manifestantes corrieron y al paso del Audi arrojaron algunos huevos hacia el auto en que se trasladaba Macri.

La previa en el Aeropuerto.
Un rato antes un cronista de LA ARENA había intentado ingresar al aeropuerto, pero no logró su objetivo (aunque sí lo había hecho un fotógrafo de este diario, antes que se instalara el personal policial en la puerta de acceso). Luego el celo de la Policía Aeroportuaria le cerró el paso al periodista.
En tanto afuera una quincena de personas que habían estado esperando apenas pudieron ver una mano que saludaba por el parabrisas, y pueden haber presumido que era el presidente Macri. Pero en realidad no podrían aseverarlo. Nunca lo vieron.

Un vecino elegido entre otros 20.
Un móvil de este diario que seguía al presidente fue detenido por efectivos policiales que cruzaron un vehículo en la esquina de González y San Martín Oeste. En tanto Macri siguió su camino -se bajó del Audi y se subió a una combi junto a Mac Allister y Maquieyra- y se dirigió a entrevistarse con un santarroseño que ya estaba avisado que iba a recibir la visita presidencial.
Solamente el presidente -y su equipo de prensa- ingresó al domicilio determinado previamente.
¿Cómo fue que resultó elegido para hablar con Macri? Dicen los que dicen saber que desde Presidencia de la Nación le requirieron a los macristas pampeanos que enviaran veinte historias de vecinos para elegir a uno que finalmente sería quien dialogaría con el primer mandatario. ¿De qué hablaron? No se supo, y seguramente luego habrá una comunicación de prensa de Presidencia que enviará a los medios las fotos y videos de ese momento.

Otro sobresalto.
Pero después de eso, ya rumbo a El Fortín le quedaría todavía un sobresalto más al presidente Macri antes de llegar al lugar del acto. Su vehículo, siempre precedido por motos policiales y seguidos por la Federal, tomó Olascoaga y cuando siguió por San Martín Oeste hacia el centro la minicaravana cayó en la cuenta que en la intersección con Ayala había un grupo de manifestantes. Hubo una inmediata frenada a mitad de cuadra y la decisión de retomar Olascoaga para dar toda la vuelta y allí sí encarar por Cervantes hacia el club.
Después vendría el acto, breve, con los discursos de Maquieyra y el propio Macri.

“No cuidaron al presidente”
Fuentes vinculadas al macrismo provincial mostraban ayer su disgusto y acusaban a la policía provincial de no haber “cuidado” al presidente Mauricio Macri, quien fue atacado a huevazos cuando se dirigía al centro de la ciudad. Por otra parte desde Nación -según un cable de NA- se vinculó los hechos al PJ local, y recordaron que el gobernador “Carlos Verna mantiene una tirante relación con la Casa Rosada”.
Dice la información de Noticias Argentinas que “un grupo de alrededor de 20 personas atacó el auto Audi gris en el que viajaba el mandatario: algunos de los manifestantes tenían remeras con la consigna ‘No a Portezuelo’, de la campaña que lanzó la provincia contra una represa sobre el río Colorado en Mendoza”.
Integrantes de la comitiva presidencial dijeron que sus integrantes fueron “guiados por la Policía de La Pampa que obviamente trató de no evitar que eso pasara” y se quejaron: “Es lamentable por parte de la seguridad del Gobierno provincial que no puede ni siquiera cuidar a un Presidente”.
“Fuentes gubernamentales revelaron NA que miembros de Casa Militar se habían reunido este jueves por la mañana con el ministro de Seguridad provincial, Juan Carlos Tierno, para pedir que se custodiara ‘fundamentalmente en las zonas en que la caravana debía disminuir la velocidad’, como la mencionada rotonda (del Avión), lo que finalmente no se hizo. La seguridad cuando un Presidente va a una provincia es del gobierno provincial, pero no había seguridad en las zonas solicitadas. Además, sin previo aviso la policía cambió de rumbo y la caravana debió tomar por un lugar alternativo y fue nuevamente atacada a huevazos”, señalaron.
La indignación de los macristas llegó a tal punto que anunciaron la posibilidad de realizar una denuncia penal.