Vera Jarach: “Hay retroceso en Derechos Humanos”

Vera Jarach, portando el tradicional pañuelo blanco, llegó a Santa Rosa para acompañar la inauguración de las V Jornadas Nacionales de Derechos Humanos, que tienen lugar en la UNLPam. Lo hizo junto a la fotógrafa responsable de la muestra, que se podrá apreciar estos días en el Aula Magna, denominada “39 años”.
En la mañana de ayer, con su andar cansino, pero con claridad en sus definiciones, Vera Jarach dialogó con la prensa. Con LA ARENA, se refirió a la actualidad política de los Derechos Humanos, los avances y retrocesos de la nueva gestión del gobierno nacional y la continuidad de la lucha.
– ¿Es su primera visita a Santa Rosa?
– Pasé una vez, pero sin quedarme a dormir, yendo para otro lado, así que es mi primera vez.
Sobre la exposición de fotografías, señaló que “ha estado en muchísimos lados, es una muestra muy significativa, ella es una extraordinaria fotógrafa sobre todo, además con mucho compromiso con los Derechos Humanos. Es muy bueno que esté ahora acá y que nos acompañe en este encuentro, que tiene también un alto significado de por sí y en este momento, en particular”.

Lucha.
La mujer también destacó el trabajo de las abuelas. “La manera en que han estado manteniendo una lucha durante tantos años, no solamente buscando, utilizando las armas que les dio la ciencia para poder identificar y acompañar con una gran sabiduría a los nietos que se fueron encontrando, que no es fácil, a la edad a la que ahora se encuentran es muy difícil. Entonces, tienen estrategias psicológicas, de acompañamiento”, reflejó.
Destacó que “ellas y los nietos que ya fueron recuperados acompañan, entonces es un trabajo hacia la vida y hacia esa cosa esencial, que es que cada uno tiene que saber quién es, averiguar la propia identidad, después que cada uno haga lo que quiera, pero eso es fundamental”.

Gobierno y políticas.
Jarach aseguró, sobre la nueva gestión de gobierno, que “nosotras tuvimos en estos meses de gobierno, pocos meses, tantos retrocesos en el campo en general de los Derechos Humanos; en la parte que nos atañe también, hacia toda la sociedad argentina. La historia tiene muchas idas y vueltas; y esta es una vuelta”.
Manifestó que “hay vaivenes, no está dicho que siga con este ritmo, pero en estos meses fue un vendaval; un tsunami”.

Hebe.
Jarach fue contundente al referirse a la situación judicial de la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini: “el pedido está, si la justicia lo pide, ella tendría que presentarse. No sabemos qué pasará, porque estamos muy preocupados”.
También se refirió al contacto existente entre las agrupaciones de Madres y Abuelas. “No es mucho en estos días, pero estamos muy preocupados de que llegue un arresto. Por el otro lado, tendría que decir que en la misma situación que está un ciudadano que es llamado para dar un aporte a la Justicia, que todavía no es un juicio y tiene que responder, también está Macri”, aseveró.
Sobre el presidente argentino, dijo que “está en una situación distinta, pero al mismo tiempo análogo en cuanto no se ha presentado en lo que a él le toca; la Justicia tendría que ser igual para todos”.

Futuro.
– ¿Cómo se sigue luego de la desaparición de una hija?
– Se sigue así, con el movimiento que tiene la historia, que esperemos que apunte cada vez más hacia una igualdad de oportunidades para todos, que las cosas básicas como la salud y la educación, sean un empeño de los estados y de cada ciudadano. Porque cada uno, en democracia, tiene la responsabilidad de actuar como tal en todas las situaciones, esperemos que siempre sea pacíficamente, con buenas estrategias, pero con metas como justicia social para todos y un progreso hacia adelante”.
Agregó que “no siempre se da en la misma dirección, eso no quiere decir que en algún momento se pueda volver a caminar hacia adelante, en esto tenemos que colaborar todos: jóvenes y viejos, hasta los mayores como yo que no podemos hacer gran cosa, sí podemos aportar un granito de arena, con las experiencias, las reflexiones, y alguna acción también en particular; así que estamos todos en esto”.
A modo de conclusión, Jarach expresó que “tenemos que ser responsables hacia el presente y hacia el futuro, hacia las nuevas generaciones, porque es la misión de cada generación es pensar en las futuras: los padres en los hijos, los abuelos en los nietos y los ciudadanos de hoy en los del mañana”.

Una muestra por los “39 años”
La fotógrafa responsable de la exposición, Mónica Hasenberg, recordó que “esta muestra se presentó para los 38 años de la primera marcha de las Madres. Este año, el 30 de abril, ellas me pidieron que armara imágenes que mostraran los últimos años de su recorrido y larga lucha: lo que se ve es la lucha más entrenada, con muchos años de camino y la misma convicción de seguir, con una carga de energía que le han dado a la lucha por la conciencia de los Derechos Humanos; no es lo mismo que se pedía al principio, pero es igual”.
En coincidencia de convicciones, Hasenberg aseguró que acompañó las marchas desde los años ’80 y “me pareció importante poder retratar la lucha, no me gusta fotografiar la tragedia porque me involucro mucho, pero creo que es resaltable mostrar que la participación hace que uno logre avances en estas conquistas”.

“Fue un vuelo de la muerte”
“Franca desapareció en junio de 1976, a pocos meses de iniciado el golpe”, emocionada y con evidentes lágrimas en los ojos, Jarach contó brevemente la historia de la desaparición de su hija.
“Concurría al Colegio Nacional de Buenos Aires y desde los 13 años, fue delegada de su división: o sea que militó en la escuela desde el principio. Esa es una escuela particularmente activa, bastante politizada siempre: de allí hay 108 desaparecidos, es uno de los colegios que tiene más desaparecidos”, reflexionó.
Y continuó afirmando que “Franca tenía un espíritu crítico muy fuerte, que yo también lo tengo; pero al mismo tiempo siempre se empeñó, así que desde ya que era una figura a la que siempre apuntaron. Supe la verdad de su destino final 20 años después”.
“Antes silencio, no saber nada… Fue a la Esma, la Escuela de Mecánica de la Armada y fue uno de los primeros vuelos de la muerte, que allí después fueron muchísimos. En ese lugar ella estuvo poquísimo: menos de un mes, mientras con mi marido y amigos intentábamos saber algo, después salvarla. Durante años lo creímos, y fue menos de un mes”, concluyó.