Vértiz es una isla en medio de la inundación

PARA SALVAR EL CASCO URBANO BOMBEAN UN “RIO” INTERIOR DE CINCO METROS CUBICOS POR SEGUNDO

La localidad del noreste está cercada por terraplenes para que el agua no ingrese. Hasta el momento no hay evacuados. Bombas arroceras sacan 5 metros cúbicos de agua por segundo.
“Es algo de no creer, nunca vi algo así. Vértiz es una isla, está en el medio de un océano de agua que ahora está bajando hacia el sur”. Esa metáfora utilizó anoche el secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel, para describir la difícil situación que atraviesa la localidad del norte provincial, una de las más afectadas por las inundaciones.
“Estamos tratando de mantener el centro del pueblo seco y para eso se levantaron terraplenes para que no le entre agua. El pueblo entero está amurallado y las bombas arroceras que se instalaron para bajar el nivel de agua extraen en su conjunto más de 20 millones de litros de agua por hora. Para graficar la gravedad del asunto: las bombas sacan del pueblo alrededor de 5 metros cúbicos de agua por segundo, la misma cantidad que La Pampa le reclama a Mendoza que ingrese por el río Atuel”, agregó.
Después de unos días de respiro, las lluvias y tormentas volvieron a ayer a la provincia para que crezca la preocupación de los pampeanos y las autoridades. “Aunque la lluvia sea más insistente, nosotros somos testarudos y Vértiz no se va a inundar”, concluyó Schlegel.

Intendente.
Por su parte, el intendente de Vértiz, Luis Giacomino, dijo que en la jornada de ayer bajó el nivel del agua llegada desde el norte que amenaza a la población y manifestó que aunque el riesgo de inundación aún no desapareció los trabajos para facilitar el escurrimiento trajeron alivio a los vecinos. También destacó las tareas incesantes que llevaron a cabo los pobladores. Ayer llegaron tres bombas arroceras que fueron enviadas por el gobierno provincial y que elevaron en buena medida, la extracción de agua.
“Hoy (por ayer) está más tranquilo. Ha bajado mucho el agua, aunque la situación sigue siendo difícil”, dijo el jefe comunal de la localidad norteña en diálogo con LA ARENA. En el mismo sentido indicó que el nivel de agua descendió cerca de 20 centímetros, y se refirió a los trabajos que se llevaron a cabo con un retroexcavadora para bajar una loma, y así facilitar el escurrimiento del agua.
Giacomino también destacó el trabajo que llevó a cabo la gente del pueblo, para paliar la situación, que debió recibir asistencia médica y ser hidratada, ante el agotamiento provocado por las largas jornadas. “Tengo un grupo de chicos que le han metido una gran cantidad de horas de trabajo. Esto nos lleva un montón de tiempo”, añadió.
Los vecinos construyeron muros tierra para contención del agua y protección de las viviendas, y hasta hicieron cortes en un tapón que había en un campo vecino, para permitir el pasaje del agua.

Tres nuevas bombas.
El gobierno pampeano, ayer a primera hora puso en funcionamiento otras tres bombas extractoras de agua para aliviar la situación que atraviesa Vértiz y la región luego de las lluvias registradas en las últimas semanas en la provincia. Según se informó, cada una de las bombas permite la extracción de tres millones y medio de litros por hora, que sumado a las que ya estaban en funcionamiento, elevó el número de la extracción a 20 millones de litros por hora.
Además la localidad norteña volvió a tener comunicación terrestre con General Pico, por la ruta provincial 101, a través de la instalación de un puente de sistema Bailey que personal del Ejército tendió sobre el tramo que había sido cortado para permitir el paso del agua.
El secretario de Asuntos Municipales del gobierno pampeano, Rodolfo Calvo, el subsecretario, Rubén Santillán, y el director Martín Rojas, preocupados por la situación, estuvieron presentes en el lugar controlando las tareas.

Más lluvioso de la década.
Cuando aún faltan dos meses para que termine el año, los registros de lluvias no dejan de sorprender: la sumatoria de precipitaciones caídas sobre Santa Rosa superaron ayer el millar de milímetros anuales (1.002,1 según el Servicio Meteorológico Nacional), una cifra sobresaliente respecto a los que se registraron en la última década. En el año 2014, la sumatoria de lluvias había marcado un total de 932 mm ¿Está la ciudad frente al año más lluvioso de su historia?

Compartir