Veto del intendente Altolaguirre

CONCEJO DELIBERANTE: ORDENANZA PROVISORIA EN COMERCIOS POR UN AÑO

El intendente de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre, vetó el martes la ordenanza que, entre otros casos permitía la autorización provisoria para poder funcionar a la confitería “La Recova”. El tradicional comercio céntrico -ubicado en la esquina de las calles Yrigoyen y Avellaneda-, cuyo inmueble es motivo de una pugna judicial por su propiedad fue clausurado el 14 de abril y dejó en la calle a 17 trabajadores.
La normativa vetada, impulsada por el concejal Miguel Angel Bravo (Frepam) y que pasó el filtro de la comisión de Administrativa y Reglamentaciones, tiene por objetivo que todos los comercios que requieran habilitación municipal tendrán un año, a partir de la solicitud, para presentar la documentación de titularidad del inmueble.
En los fundamentos de la norma, aprobada por unanimidad, se explicó que el objetivo de la misma es “favorecer a los emprendimientos que generan puestos de trabajo, en momentos donde la realidad socioeconómica es compleja”.
La resolución vetada por el jefe comunal santarroseño modificaba el artículo de la Ordenanza Fiscal y otorgaba un plazo de un año para acreditar “fehacientemente” la titularidad del inmueble a la hora de tramitar la habilitación correspondiente.
La objeción provino de la Secretaría de Hacienda y de la Dirección General de Asuntos Jurídicos, que consideran que la modificación “no es concordante” y general “problemas interpretativos” con las ordenanzas vigentes relacionadas con habilitaciones comerciales específicas con carácter precario o permanente.

“No hablé con él”.
“Con el tema de su viaje a Buenos Aires y las reuniones de comisiones en el Concejo Deliberante, no he tenido oportunidad de hablar con él (por Altolaguirre) para ver cual pudo haber sido el motivo del veto. Se conjeturan muchas hipótesis, hasta yo estoy con la curiosidad de saber porque la objetó. Mañana (por hoy) voy a poder charlar con él para saber cuales fueron sus argumentos”, sostuvo el concejal Miguel Bravo en diálogo con LA ARENA.
“Tengo entendido que la directora de Comercio y el asesor legal le dijeron que no, aunque no fundamentan bien el rechazo al artículo. Favorecía a los comercios como restaurantes y no como espectáculo público, él podía haber abierto como restaurante”, agregó el edil oficialista.
En ese sentido, reiteró: “Tengo que hablar con Leandro (Altolaguirre) para saber cuál es el motivo del veto. Hace seis meses que soy concejal y me pude haber equivocado pero la normativa la hice con concejales que están hace 10 años, por ahí se podía hacer alguna corrección. Además fue aprobada por unanimidad”.
Asimismo, indicó que ahora tiene dos alternativas “o modificamos algo que este mal o lo rechazamos”. “No quedan muchas alternativas, si bien la posición legal no nos favorece, tenemos el espíritu de seguirla. No creo que haya una cuestión personal con alguien”, concluyó.

“Equilibrio”
Por su parte, en diálogo con LA ARENA, el concejal Marcos Cuelle dijo: “Tenemos tiempo hasta el 29 de julio para ver que hacemos. Vamos a ver si encontramos un equilibrio a la hora de interpretar las ordenanzas vigentes”.

Disputa.
El local ubicado en el centro de nuestra ciudad se encuentra envuelto en una disputa por la propiedad: en 2014 la Justicia ordenó la anulación de la venta del local a Antonio Corredera y la inscripción del 50 por ciento a nombre de Angel Ortiz.
El comercio ya había sido clausurado en diciembre de 2014 porque el actual ocupante no había podido entregar un contrato de locación. Corredera tendría que acordar con Ortiz y sus herederos el 50% de la propiedad del comercio. Pero no hay acuerdo aún y por eso, al no contar con habilitación municipal, permanece clausurado.

Compartir