“Vialidad está paralizada”, denuncian los gremios

"PEOR QUE NUNCA"

La Dirección Nacional de Vialidad Nacional “se encuentra prácticamente paralizada, con escasas obras en ejecución, encontrándose en su mayoría neutralizadas en su plazo contractual, un nulo número de nuevos contratos firmados, y un casi inexistente volumen de licitaciones en proceso de concreción”. El desolador panorama fue planteado en las últimas horas por el personal de la repartición, que también afirma que “está todo mal” la relación entre los jefes y los empleados de las distintas áreas.
Los trabajadores de la repartición de todo el país, representados por el Frente de Gremios Viales que conforman Federación del Personal de Vialidad Nacional, el Sindicato de Trabajadores Viales y Afines de la República Argentina y la Asociación Gremial de Profesionales y Personal Superior de Vialidad Nacional, se expresaron largamente sobre la inoperancia de la DNV.

Maltrato a trabajadores.
“Habiendo transcurrido más de 9 meses desde la asunción de la actual administración ocurrida el pasado 10 de diciembre, la repartición se encuentra prácticamente paralizada con escasas obras en ejecución”, señalan, a la vez que sostienen que “está todo mal” la relación con los superiores: “Se destaca por un lado la escasa experiencia en muchos de los nuevos funcionarios designados para conducir los destinos de Vialidad por la actual administración, además de un incremento de la conflictividad laboral por el evidente y permanente maltrato hacia sus subordinados por parte de las nuevas autoridades designadas en cargos de Coordinadores por fuera de la estructura organizativa vigente”.
Agregan que estos Coordinadores “perciben sueldos que duplican o triplican el mayor sueldo establecido por Convenio Colectivo para el Nivel de Gerentes/Subgerentes”.

Obras en ejecución.
En pormenorizado detalle de los sucesos, dicen que a partir de la asunción del gobierno nacional” en diciembre de 2015, “las autoridades designadas para conducir Dirección Nacional de Vialidad, con el ingeniero Javier Iguacel a la cabeza, se abocaron, entre otras cosas, a la revisión de lo actuado por la anterior gestión y a denunciar, en su mayor parte en forma mediática, diversas irregularidades que supuestamente se habrían cometido en los últimos años por funcionarios tanto políticos como de la repartición”.
Reprochan los empleados que “la actual gestión anunció un ambicioso Plan Federal de Obras Viales, a concretar en los próximos años, que cuenta con el consenso de todos los agentes de la repartición, además de tratar de solucionar parte de la deuda dejada por la gestión anterior, y de reiniciar las obras paralizadas. Hasta aquí se trata de acciones lógicas y con relativo éxito -hay aproximadamente 200 obras en ejecución cuando en el año 2015 había en ejecución aproximadamente 700 obras-.

Con el personal, “todo mal”.
“Distinta es la situación referida a la relación de las nuevas autoridades con el personal que trabaja en la repartición, en ese sentido lamentablemente debemos afirmar que está todo mal”.
Puntualizaron los viales que “estos Coordinadores proponen y realizan numerosos cambios, desconociendo la actual legislación y la abundante reglamentación vigente en el Estado nacional y en la repartición con más de 85 años de historia, sumado a esto el no reconocimiento por parte de éstos de la capacidad e idoneidad en el cumplimiento de sus funciones demostrada por profesionales, técnicos, personal administrativo y trabajadores en general de nuestra repartición. Se considera que estas acciones producirán perjuicios al Estado por futuras demandas”.

“En pañales”.
El personal en su conjunto refiere que “aquellos proyectos de obras ‘emblemáticas’ -autopistas, duplicación de calzadas, etc.-, que se han venido anunciando en los últimos meses, solo están ‘en pañales’ ya que su proceso de concreción demandará lógicamente un largo plazo de elaboración de los respectivos proyectos, hasta poder llegar a la licitación y posterior ejecución de tan anheladas obras”. Se sumaría a eso que “una importante cantidad demandará incluso la aplicación de los mecanismos de Audiencia Pública, pues estas obras afectarán en muchos casos los derechos e intereses de diferentes actores de la sociedad que invierten, residen o trabajan en la zona de influencia de los tramos de ruta involucrados”.

Nombramientos a dedo.
“Por otra parte -se indica- durante este período de nueve meses, se han producido nombramientos ‘a dedo’ generando una Nueva Estructura Organizativa para nuestra Casa Central con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que se elaboró a espaldas de los trabajadores y que sólo parece realizada para justificar el ingreso de esos ‘Coordinadores’ por encima de las gerencias existentes hasta el año pasado, llevando a determinadas áreas a un alto nivel en forma forzada y sin fundamento alguno, pareciendo que su único fin es justificar los elevados sueldos que cobran los nuevos funcionarios”.
En una serie de críticas que se formulan, agregan los viales que “en algunos casos se ha designado personal que carece de los mínimos antecedentes e idoneidad para el ejercicio de las funciones asignadas. De igual forma, se procedió a nombrar a muchos de los nuevos Jefes de los 24 Distritos en que se divide nuestra repartición o Jefes Regionales, dando preferencia a personas externas a la misma y en algunos casos sin experiencia y en otros con títulos sin incumbencias en materia vial, dando en definitiva como resultado la designación de políticos en cargos técnicos”.

“Candidatos”.
El durísimo comunicado de los viales menciona que “algunos funcionarios de la actual gestión con cargos altos en la nueva estructura de la DNV han manifestado públicamente su intención de candidatearse en el futuro para ocupar cargos de intendentes, legisladores, gobernadores, etc. con lo cual se observa que se busca utilizar a la repartición como un trampolín político, desnaturalizando el objetivo de los cargos directivos, que es netamente técnico-profesional.
Las diferentes entidades gremiales por separado durante este período, han reclamado a la Administración la utilización de los canales de diálogo que posibiliten interactuar para acentuar los aspectos positivos y regenerar aquellos que merezcan algún tipo de enmienda, con el objetivo de llevar adelante con mayor facilidad la gestión de la DNV.

Despidos arbitrarios.
Advierten los viales que “en las últimas semanas, la situación de destrato y maltrato hacia los trabajadores de la DNV se ha agudizado con despidos ocurridos en distritos, realizados en forma arbitraria y sin la aplicación del procedimiento sumarial de práctica, que hubiera posibilitado a los trabajadores ejercer su derecho a la defensa y luego del debido proceso se llegue a las conclusiones que aconsejen actuar en consecuencia. La administración ha argumentado que actuó de esta forma ‘express’ aduciendo que el plazo necesario que demanda el trámite sumarial no hubiera sido el esperado por ‘la amplia mayoría de trabajadores viales comprometidos con la repartición ni la comunidad de la provincia’, remitiéndose a las publicaciones periodísticas que afectaban la imagen de la DNV.”
Ante este estado de cosas, las tres entidades gremiales que conforman el FGV decidieron trabajar en conjunto, priorizando las coincidencias, para superar lo que se considera la etapa más difícil de la repartición de los últimos veinte años, solo comparable a la nefasta ‘era Bastos’ (secretario de Obras Públicas del Gobierno de De La Rúa) durante la cual se intentó hacer desaparecer a Vialidad Nacional”.

El reclamo de los trabajadores
El Frente de Gremios Viales formuló una serie de reclamos que hasta ahora no han sido atendidos.
Solicitan “la suspensión inmediata de los despidos arbitrarios e injustificados de trabajadores de la repartición; pase a planta permanente de la totalidad de los agentes que conforman la planta transitoria, que hoy representan aproximadamente el 80 % del plantel; elaboración y definición de la nueva estructura funcional de la DNV en el marco de la negociación paritaria con la participación del sector gremial; el ingreso de personal para cubrir las vacantes generadas por la jubilación masiva de trabajadores ocurrida en el mes de julio pasado, mediante concurso y atendiendo a la bolsa de trabajo”.
Ante eso la Administración de Vialidad Nacional manifestó que el 6 de septiembre se firmaría un acta acuerdo accediendo a solucionar esos reclamos. Por ello, los empleados decidieron en asamblea pasar a un cuarto intermedio para avanzar con el estado de alerta y movilización que se había resuelto con anterioridad.
Pasada esa fecha sin que la administración cumpliera con su promesa, se resolvió ampliar el cuarto intermedio hasta el día 13 esperando la ansiada respuesta. Pero el día 12 la Administración convocó a los representantes del FGV para anticipar su posición, “que en resumen consiste en dar marcha atrás con los compromisos asumidos. O sea que luego de un mes de conflicto, se vuelve a fojas cero”.
Cabe decir que “en esa oportunidad se le entregó al FGV un Proyecto de Régimen Disciplinario que se piensa aplicar en la Repartición, el cual se opone a principios constitucionales y normas internacionales de derechos humanos, lo cual agrava el clima de conflictividad”, dicen los trabajadores.

Cursos de oratoria
Los viales recuerdan que el ministro de Transporte anunció un plan de concesiones viales a 30 años, que ampliará peajes a unos 15.000 km., dolarizando la tarifa y con estaciones cada 100 km. en las que se eliminará el cobro manual. Se pensaba pasar el control de cargas de la DNV a la Agencia Nacional de Seguridad Vial, “con lo cual corre peligro la fuente de trabajo para empleados que operan las balanzas actualmente”. Además dicen que el Administrador utiliza fondos de la repartición para “capacitarse” en oratoria, contratando una Academia de Teatro con un procedimiento que no respeta la reglamentación.

Compartir