“Ya no existe más eso de que hay deportes de mujeres y deportes de varones”

De un tiempo a esta parte, en La Pampa empezaron a aparecer equipos de fútbol femenino que fueron organizando torneos de fines de semana entre las mismas jugadoras pero se dio la situación de que los nuevos cuadros de mujeres cada vez eran más y nuestra provincia era una de las pocas jurisdicciones que no contaba con una liga femenina de fútbol.

La demanda de las chicas se hizo escuchar y el año pasado el Gobierno Provincial realizó una prueba piloto denominada “Liga Regional de Fútbol Femenino” que contó con 12 equipos que jugaron entre sí entre octubre y diciembre. El éxito fue tan rotundo que a principios de mayo de 2018 se dio comienzo a la Liga Provincial de Fútbol Femenino.

Ana Carballo se desempeña como marcadora de punta en el Deportivo Penales y comenzó a despuntar el vicio por este deporte desde muy pequeña. “Empecé jugando de chica en el barrio, pero no tuve nunca la posibilidad de jugar en ningún club ya que en esos tiempos no existían las ligas de mujeres ni de equipos mixtos ni nada parecido”, relató la mujer de 30 años a LA ARENA.

“Por distintas cosas de la vida lo fui dejando de lado, hasta que el año pasado surgió la posibilidad de jugar en el Club Deportivo Penales. Era el momento ideal porque era un equipo que se formaba de cero y yo hacía más o menos 15 años que no jugaba, así que fui a probar y me quedé”, recordó con alegría.

Ana resalta como gusto prioritario por la práctica de este deporte el trabajo en equipo (“sino se trabaja en equipo no funciona”) y el ejercicio integral que ofrece a quienes lo juegan.

Sobre la nueva Liga de Fútbol Femenino que se generó, la joven consideró que “es una gran oportunidad para todas nosotras” y que es algo que se merecían. Asimismo, destacó el hecho de que la competencia les brinda una posibilidad a las jugadoras de menor edad, “que se encuentran en un gran nivel, de mostrarse y que tal vez las llamen de un club importante”.

Ana no sólo juega a la pelota cada 15 días con sus compañeras de Penales sino que también entrena 3 veces por semana y el resto de su tiempo lo dedica a su trabajo como diseñadora gráfica, a terminar la Licenciatura en Comunicación Social que está cursando en la UNLPam y a criar a su pequeña hija Emma, que está a punto de cumplir dos años de edad.

“Una tiene que hacer lo que le guste y le haga bien. Es increíble que estando en el 2018 existan personas que aún tengan prejuicios pero hay que hacerles frente. Ya no existe más eso de que hay deportes de mujeres y deportes de varones. Una hace lo que le gusta y punto, al que le guste bien y al que no también. Hay que pensar menos en el que dirán y hacer lo que se siente”, respondió con convicción cuando se la consultó sobre aquellos prejuicios que emparentan al fútbol con una actividad estrictamente masculina que hacen que muchas mujeres que gustan de la redonda no se animen a participar.

La Liga de Fútbol Femenina se disputa cada fin de semana de por medio y cada equipo juega dos partidos en el día. Los encuentros se dividen en dos tiempos de 40 minutos cada uno y los conjuntos están integrados por una arquera y siete jugadoras de campo. Existen cuatro zonas que fueron determinadas según la proximidad geográfica de los clubes competidores, entonces en cada fecha un equipo hace de anfitrión y recibe a todos los elencos de su zona para disputar los partidos.

Ana agradeció y reconoció el acompañamiento de algunos dirigentes y socios del Club Penales que las apoyaron desde el primer momento para que la institución pudiera formar su equipo de fútbol femenino, y destacó especialmente el trabajo del cuerpo técnico que las dirige y que está encabezado por Roberto Rodríguez.

Foto: Facebook Club Deportivo Penales.